Módulos pecuarios aportan a la alimentación de los matanceros

Con el propósito de incrementar y diversificar la producción de alimentos, 169 módulos pecuarios funcionan ya en la occidental provincia de Matanzas, una de la alternativas de mayor relevancia como respuesta a los efectos de la COVID-19, el bloqueo de Estados Unidos y al logro de mayor soberanía alimentaria.

Dirigida de conjunto con otros programas al suministro estable de comida, específicamente de proteínas, la opción de los módulos pecuarios echa firmes raíces en la finca agroforestal El Palmito, en el poblado de Guanábana, en las afueras de la ciudad de Matanzas.

Creado el año pasado en apenas 50 días, el asentamiento de siete naves trasciende ya por sus expendios de carne de carnero, conejo, pollo campero y huevos de gallina, así como también por la venta de precebas hembras de la variante capa oscura, clase de cerdo calificada como más resistente y mejor adaptada al clima.

Jorge Díaz Mirabal, director general de la Empresa Agroforestal de Matanzas (AFM), precisó que esta variante de cochinos puede prescindir perfectamente de los piensos de origen industrial, hoy muy limitados en el país, y basar su alimentación en soluciones como el yogur de yuca.

Manifestó que los éxitos en el fomento del ganado menor de este módulo pecuario mucho se deben al sostenido plan de siembra de yuca, maíz, boniato, morera y king grass impulsado por la empresa, porque solo así se puede alcanzar sostenibilidad, señaló.

Dijo que la iniciativa de los módulos pecuarios, ideada por Fidel Castro, debe perpetuarse en el tiempo por ser, a su juicio, una forma rápida de cumplir con el programa de los 5 kilogramos de carne por habitante que promueve el Estado cubano.

Carlos Luis Naranjo Suárez, delegado del Ministerio de la Agricultura, manifestó a la prensa que las mejores experiencias la aportan las bases productivas 26 de Julio y Gispert, ambas en el municipio de Colón, y la AFM, actividad donde también muestran alentadoras señales el sector de la acuicultura y algunos productores individuales.

Raidel Cabello Valle, secretario general del Sindicato provincial de Trabajadores Agropecuarios, Forestales y Tabacaleros, ponderó los óptimos saldos que viene alcanzando el módulo de El Palmito, muestra del buen hacer de la AFM, considerada la mejor de su tipo en el país y merecedora de la condición En Victoria, instituida en Matanzas para reconocer los mejores desempeños en la producción y los servicios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *