El ahorro de electricidad y la familia

No tengo datos concretos de cuánto asciende el ahorro de
electricidad en el país después de puesta en práctica la nueva tarifa,
medida que forma parte del ordenamiento económico que se desarrolla en
Cuba.

Voy a hablar de una experiencia personal, no me referiré a si es
correcta o no la nueva tarifa, que si debía ser diferente a la que se
aplica, en fin, no me inmiscuiré en ese asunto, voy a manifestar lo
que a título personal ha significado para mi familia.

Antes de la aplicación de la nueva escala en mi casa no había una
conciencia de ahorro como la que hay hoy, dije conciencia, donde debía
decir cuidado y medidas para el ahorro. Porque no hemos ganado en
conciencia, sino hemos interiorizado que hay que ahorrar.

En más de una oportunidad, no solo por este asunto, me he referido al
constante llamado a la conciencia para solucionar diferentes
necesidades y siempre han existido fisuras, porque una cosa es llamar
y otra es cumplir con el llamado.

Desde el mismo triunfo de la Revolución la convocatoria a la
conciencia ha estado latente y es correcto, pero aparejado debía
haber estado el control, la disciplina impuesta, la sanción y la
imposición.

El mes de enero en mi núcleo familiar se consumió una cifra inferior de
kilowatts con respecto a meses anteriores. Me tracé un número tope de
consumo, 300 kilos al mes y lo llevo a punta de lápiz. Cada día sobre
las 6:30 pm leo el contador y veo lo consumido. Si es
superior a diez kilos, al siguiente día se adoptan medidas extremas de
control para emparejar el consumo.

Quizá parezca ridículo, pero hay que hacerlo, como también estamos
controlando las llamadas telefónicas para no excedernos en el gasto.
Si no tomamos las medidas necesarias entonces tendremos
dificultades al concluir el mes. Realmente los cubanos no estábamos
acostumbrados a la planificación de los gastos según los ingresos,
algo tan común en el mundo entero.

Un comentario

  • Juan Carlos Subiaut Suárez

    Estimado Tirse:
    Si me permite, voy a enviarle una sugerencia.
    Usted, como gran parte de nuestra población ha implementado una política de contención al gasto energético, no empleo el equipo, la iluminación, etc, me restrinjo en el confort o la satisfacción de una necesidad que me proporciona el uso de ese equipo y no consumo, en consecuencia, pago menos. Apenas menciona una vía, en sus palabras, » cuidado y medidas para el ahorro» , es decir, garantizar el mejor aprovechamiento o la optimización del empleo de esa tecnología, medidas que garantizan sostenibilidad en la obtención de ahorros y que llevadas a escala familiar, se garantiza con una política, no de contención del consumo, sino de conciencia, de interiorización del ahorro. Le agrego una más, soslayada en todos los artículos sobre el tema, pero no menos importante y que garantiza a su vez la sostenibilidad en el ahorro. Me refiero a la optimización de su instalación eléctrica. Las pérdidas energéticas dentro de su residencia, que cuentan como consumo son impactantes y deben ser consideradas y trabajarse en su aminoración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *