Arnaldo o el payaso Paletica

LOS ARABOS.- De un golpe sube al escenario. Calza zapatos estrafalarios de talla exagerada, viste ropa brillante y su pelo se mezcla con una peluca escandalosa. Las mejillas se esconden detrás de un excesivo maquillaje, mientras en el centro de su rostro, una nariz roja y redonda reúne la atención de las personas. Comienza el espectáculo. La complicidad con el público es instantánea. Entre sus disparatados actos, la risa es la clave para el éxito.

Arnaldo Cuesta Acosta no le teme a la grabadora del periodista. Cerca de diez años en el arte de las tablas son suficientes para borrar cualquier atisbo de miedo escénico. Sus palabras lo colocan en escena, entre disfraces y malabares.

“Desde los seis años de edad estoy vinculado al Movimiento de Artistas Aficionados en la Casa de Cultura Ninón Mondéjar, de Los Arabos. Comencé a descubrir el mundo del arte y sus manifestaciones gracias a Isael Borges, quien me llevó por primera vez a un escenario. Me atrapó la magia de las variedades circenses, universo que me apasiona cada día más”.

Su desempeño artístico ha calado en la vida cultural del municipio, con asidua participación en actividades infantiles y proyectos comunitarios. Siendo aun adolescente su talento fue captado por la Escuela Nacional de Circo, academia en la que forja a diario su potencial.

“Para mí ha sido una gran oportunidad pertenecer a dicha escuela. Exige una ardua preparación física en diversas expresiones como folklore, ballet, música y pantomima, pues requiere de mucha disciplina para convertirse en un buen profesional. También he tenido el honor de participar en concursos y festivales internacionales como Pista Joven, celebrado en La Habana. En esta escuela he aprendido a amar el circo, hasta formar parte indispensable de mi vida”.

En Los Arabos, su tierra natal, el quehacer de este joven de 17 abriles ha dejado una importante huella. Hace aproximadamente seis años un proyecto nació para crecer de la mano de bisoños entusiastas que llevan el arte a consejos populares y lugares de difícil acceso en este municipio matancero. Con el nombre de Magias y fantasías, el grupo se coloca a la vanguardia del movimiento artístico en el territorio.

“Cuando surgió la idea y el proyecto se concretó, tuvimos algo de miedo por la reacción que pudiese materializar en un público desacostumbrado a este tipo de agrupaciones. Sin embargo, ha tenido muy buena aceptación a pesar de que todos sus integrantes somos jóvenes. Recibimos cada crítica de manera constructiva y a modo de consejo, pues sabemos que tenemos mucho por mejorar, pero hasta ahora ha sido una experiencia única.

“Contamos con alrededor de 20 personas como parte del proyecto, entre magos, payasos, malabaristas, un cuerpo de baile y un grupo de música. También hemos intervenido en varias giras nacionales por distintas provincias de nuestro país como Ciego de Ávila, Sancti Spíritus y La Habana, donde el público nos ha acogido maravillosamente. La premisa siempre ha sido la misma: llevar un poquito de nuestra alegría a cada lugar que nos presentamos, no importa lo intrincado o citadino del mismo”.

Considerado un artista cinco herramientas por su capacidad para desdoblarse en manifestaciones tan complejas como el clown, la danza y el teatro, Arnaldo sueña en grande. Las aspiraciones de este muchacho agradecido revelan su sencillez. Para alcanzarlas confía en su entrega a los retablos y en una pasión intrínseca a sus genes.

“Por ahora la meta más inmediata es graduarme. Luego anhelo que mi proyecto crezca y logre reconocimiento fuera de la provincia. No dejo de soñar en ser un artista circense que domine todas las técnicas y aristas de este mundo fascinante.

“Con el circo he aprendido a expresar los sentimientos de una manera distinta. Cuando me disfrazo de payaso puedo cambiarles la vida a las personas que me ven, porque la risa es la mejor de las terapias. Ser payaso no es actuación, sino que se es”.

Otra vez sube a escena. Un grupo de niños espera ansioso por él. Lo aguarda el monociclo mientras prepara el siguiente acto. Con ustedes, el payaso Paletica.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *