Amado, por la Radio

Amado, a la derecha, junto a Tony Caballero Vidal, en los primeros tiempos de Llanura.

Amado, a la derecha, junto a Tony Caballero Vidal, en los primeros tiempos de Llanura.

La muerte de Amado Amador Ramos sorprende este 19 de abril a la familia de la Radio matancera que siente profundo pesar por la pérdida física del periodista fundador de Radio Llanura de Colón, quien dirigió por más de dos décadas la emisora.

El querido colega falleció a los 75 años de edad en su natal municipio, a consecuencia de la Covid-19.

El joven radialista Williams Hernández, locutor del programa infantil El cofre de los tesoros, que tuvo por escritor a Amadito, dedicó esta décima:

Vencedor de toda meta
Querido en todo COLÓN
Lo digo de corazón
PROFE de todo poeta.
No me alcanza una libreta
Para expresar este vacío
¡¡¡ Que nadie me llore un río
Porque aquí estarás presente.
Hoy te acompaña tu gente
¡¡¡ DESCANSE EN PAZ AMIGO MÍO !!!

Amado, por la Radio

Si lo de Amado Amador Ramos no es un récord, debe estar cerca: 27 años ininterrumpidos como director de una emisora territorial, pero no un director cualquiera, sino de esos con los que da gusto trabajar; un artista que dirige.

Para Amado la radio es un gran taller creativo donde todos son importantes. “La palabra clave es unidad; buscar la unidad en el sentido de que todos vayan en la misma dirección, busquen el mismo objetivo. Tratar de tener armonía es fundamental, entender las dificultades, las aptitudes, las virtudes de cada quien y saber lo que puede hacer uno y el otro”.

Amado estuvo el primer día en que transmitió Radio Llanura de Colón, el 24 de julio de 1974. Eso lo ubica entre los fundadores. Empezó como locutor, aunque como los otros doce que inauguraron la planta radial, no traía preparación previa, solo vocación y ganas de hacer.

“Fueron tiempos de un esfuerzo colosal. La emisora surge casi de la nada. Los equipos de transmisión se fabricaron artesanalmente en Colón, no cumplían con los indicadores establecidos; se hicieron por aquel deseo, por aquella voluntad, por aquella pasión de tener una emisora.

“Iniciamos la programación con dos platos tocadiscos y una grabadora de cintas magnetofónicas casi más antigua que los propios platos tocadiscos. Los locutores teníamos que improvisar mucho porque a veces fallaban los equipos y había que seguir hablando hasta que el operador podía sacar al aire la música o lo que estaba previsto.

“Era la programación en vivo durante 18 horas, de 6:00 de la mañana a 12:00 de la noche. Todo en vivo porque no teníamos la posibilidad de grabar, era un solo estudio para todo. ¿Sabes cómo grabábamos promociones, menciones o algunos trabajos especiales? Por la madrugada. Nos cogían las 3:00 de la mañana para empezar a las 6:00 de nuevo”.

Tal vez porque venía de Cultura confiaron en Amado Amador para que asumiera desde el inicio la jefatura de Programación. Durante seis años fue el segundo en la emisora, el mago a quien le tocaba armar aquella programación que fue experimental y caótica primero, y luego fue adquiriendo orden y sentido.

En 1980 empieza su larga carrera como director. Pero el día que dijo que sí a esa responsabilidad, Amado no había terminado siquiera la enseñanza preuniversitaria.

Al frente de Llanura termina el duodécimo grado en la Facultad Obrero Campesina y luego matricula en la Universidad Central de las Villas Martha Abreu. “Allí la carrera de letras más afín al periodismo era Filología y fue la que escogí.

“Todos los compañeros que fundamos la emisora éramos empíricos. Nadie era locutor, ni director de programas, ni periodista; solo teníamos vocación. Pero todos nos superamos. Tony (Antonio Caballero Vidal), por ejemplo, fue a pasar el primer curso nacional de locución que se dio en Cuba y después se hizo periodista en la Universidad de La Habana. Muchos hicieron aquí la facultad y la universidad”.

El concepto que tiene Amado de la profesionalidad va más allá de ser universitario. “Ser profesional es además de tener una carrera, estudiar todos los días; es actualizarse, aprender del que sabe un poquito más y entender que cada uno de nosotros, por inteligente que seamos y por mucho que hayamos estudiado, no lo sabemos todo.

“Ser profesional es saber que hay que compartir con los que saben más y con los que saben menos, porque aquí cualquiera tiene una lección que impartir”.

Como director de Radio Llanura de Colón a Amado le tocó ver crecer a la emisora que siempre ha permanecido en la misma sede, en la calle Camilo Cienfuegos, frente al parque La Libertad de la “ciudad con nombre de almirante”, pero también debió comandarla en los años duros del Período Especial.

“Con la obra de la Revolución avanzamos en todos los sentidos hasta lograr en 1982 poner en el aire un transmisor con características profesionales. Vino a inaugurarlo Esteban Lazo, quien era entonces el primer secretario del Partido en la provincia de Matanzas. Y en 1985 iniciamos un proyecto para ampliar los estudios, pero en el 89 con la llegada del Período Especial, paró la construcción hasta el 96, cuando se retomó.

“El 2 de marzo de 2002 se inauguraron los estudios actuales”, me comenta y se nota el cansancio que le provocó asumir aquella obra en años tan difíciles. En uno de esos estudios hablamos, uno amplio, ideal para grabar al grupo campesino y hasta para empeños mayores. Con esa ampliación Llanura tendría además un estudio informativo y se ampliarían las áreas de oficina.

Llanura es muy escuchada en Colón, tiene la preferencia casi absoluta de su público. ¿Por qué usted cree que sucede?

– Lo fundamental es que la radio sea un reflejo de su entorno. La emisora tiene que parecerse a su pueblo, tiene que latir junto a su pueblo, tiene que averiguar, tiene que conocer cuáles son las conquistadors, los gustos, las preferencias, las cosas que le interesan al pueblo para el cual trasmite.

En la época que usted dirigía y aún hoy la emisora ha sido y es muy premiada. ¿Trabaja o trabajó para premios?

– Trabajamos para hacer una programación con calidad, para satisfacer al oyente, para complacerlo, pero también para enseñarlo, para guiarlo, para orientarlo. Pero, ¿por qué no decirlo?, trabajábamos también para premios (habla éticamente de la etapa que le tocó).

– Por ese entusiasmo y esa disposición que teníamos había competencia en la programación y nosotros queríamos medirnos y saber cómo estábamos a nivel provincial y nacional. Y como siempre ha sido un colectivo unido, de ese entusiasmo nos impregnábamos todos. Íbamos escogiendo y guardando las cosas que mejor nos salían para llevarlas a concursos y así esta emisora se destacó durante varios años a nivel provincial y nacional”.

Lo dice sin grandilocuencias, porque nunca vio el resultado como suyo, sino como del colectivo.

En el año 2007 Amado Amador entregaría la batuta de la dirección. ¿Cómo ve la continuidad?, lo provoco.

– Una de mis alegrías es que la emisora ha seguido andando, ha tenido continuidad. Cuando yo era el director tuve la posibilidad de captar a la compañera Ana Gloria (Triana) que había salido liberada del Comité municipal del Partido y vino de jefa de programación.

– Yo ayudé a que aprendiera de la radio y de la dirección de la radio. Ana Gloria me sustituyó y estuvo durante varios años, y luego ella pidió la liberación y vino Tamara (Carvajal) y ha continuado. La emisora está remozada, lo estás viendo. Y ves cómo hay alegría y disposición en esta mezcla de los viejos de ayer y de los jóvenes de hoy. Hay una mezcla que hacen un ajiaco etáreo que está dando resultados”.

Tiene razón. Radio Llanura de Colón es de esos centros donde los viejos son importantes, donde valen, donde se cuenta con ellos. Y eso no quiere decir que no existan conflictos generacionales, pero prevalece la unidad.

¿Le dolió dejar la dirección de emisora? La pregunta me sale del alma, después me doy cuenta de que pude ser indiscreta. Sé que a sus trabajadores sí les dolió y mucho que él dejara de dirigirlos.

– Te voy a ser sincero. Uno llega a un momento en la vida en que siente que hay cosas que le van pesando un poco. Me sentí como el que viniera con un saco de arena en el hombro que le pesaba y lo soltó, (traga en seco) porque ya eran 27 años como director y 60 de vida.

– No me sentí afectado. Me sentí en el deber y el compromiso de ayudar a los compañeros que se quedaron para que pudieran seguir adelante y aportar modestamente”.

Modestamente, Amado ha aportado mucho a Radio Llanura de Colón.

¿Cuántas especialidades ha desempeñado Amado dentro de la radio además de locutor, jefe de programación y director?

– Por una necesidad de la emisora, por esa escasez de personal desde el inicio redactaba noticias y hacía comentarios. Después de ser director me convocaron a pasar un Diplomado de Periodismo en Matanzas y unos años después pasé un curso en el Instituto Internacional de Periodismo José Martí, en La Habana, que agradezco mucho. Esos cursos me llevaron a profundizar y a sentir más gusto por hacer periodismo. Hoy, después de jubilado lo sigo haciendo.

Amado está evaluado como locutor, como director de programas y además escribe para la radio. Amado es casi casi un “hombre radio”, de esos que saben hacer de todo dentro del medio.

Con 74 años Amado se mantiene activo. Hace una sección en la Revista Informativa de la mañana llamada Pincelada Campesina, en la cual comenta temas relacionados con el campo y mantiene vivo un programa que cumple 46 años, como la emisora: Rimando y ritmando.

Es un programa suigéneris, sin igual en el país. Amado lo escribe y hace la locución. El guion está escrito en décimas, con versos que riman y se complementa con la música que ritma, todo sobre un tema determinado. Sale los sábados a las 1:30 de la tarde y dura 29 minutos. Nació en 1974 cuando comenzó a armarse en serio la programación, como un proyecto para refrescar el fin de semana.

¿Hasta cuándo piensa seguir aportando a la radio?, le pregunto y responde como si fuera poco lo que hace, como si no bastara con su ejemplo, con su altura profesional, con su ética, con ser junto a Tony Caballero historia viva de Radio Llanura de Colón.

– Hasta que la vida me lo permita. Aquí estaré mientras me dé cuenta y piensen los que dirigen, que es útil lo que hago.

*publicada el 25 de septiembre de 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *