Desvestir cifras

En oportunidades, las más de las veces, cuando vemos la conferencia
del doctor Francisco Durán, director nacional de Higiene y
Epidemiología del Ministerio de Salud Pública de Cuba, vamos a lo
estadístico, y eso que el galeno le pone todo el dramatismo y los
consejos que la información requiere…
Hacemos comparaciones tales como, “hay más o menos que ayer”, “estamos
mejor que …” y “La Habana está en candela”, entre otros planteamientos
numéricos. Le propongo desvestir las cifras y ver los verdaderos
estragos que la pandemia causa en la familia cubana.
Hoy martes cuatro de mayo, mes de las flores, se reportan once
fallecidos, una cifra más a la que ya nos hemos acostumbrado, pero, ¿se
ha puesto analizar el dolor de esas once familias? Piense por un
instante el que usted vivió cuando falleció uno de sus seres queridos,
en cualquier otro momento.
Casos positivos hoy, mil 019. Muchos sacan la cuenta, además Durán lo
dice, tanto más o menos que ayer. Pero esa cifra lleva aparejada el
dolor de mil 019 familias y otro tanto de amistades. Si a esto le suma
que en lo que va de pandemia ya se acumulan 110 mil 644
contagiados, entonces el dolor es mucho más. Usted que tuvo un
familiar contagiado puede aquilatar ese sufrimiento y la incertidumbre
que ello genera.
Durán informó que del total de contagiados hay 27 casos importados. Es
cierto que los importados, producto del protocolo establecido para los
viajeros, no tienen margen para contagiar a otras personas, pero sí
causan el mismo sufrimiento en sus familiares. Muchos, casi la
totalidad, son personas que viajan al extranjero para comprar productos
y luego venderlos a precios exorbitantes. Consideran que ese riesgo
tiene ganancia.
Según el reporte del doctor Durán, del total de casos confirmados,
165 son menores de 20 años, pero lo más significativo es que de esa
cifra 148 están en edades pediátricas y muchos de ellos son lactantes.
A qué fiesta, «cola» o trabajo asistieron esos niños. La fuente de
contagio fue la propia familia, por no cumplir con las medidas
necesarias.
Las últimas cifras que voy a exponer son las de los casos ingresados y
los confirmados en el día de hoy para razonar juntos. Se ha puesto a
pensar los gastos que esta enfermedad le genera al país, nación que
por más presenta dificultades económicas. Hay que alimentar, medicar
y atender a 21 mil 212 ingresados, entre ellos cinco mil 576 confirmados.
Saque cuentas para que vea cómo se afecta la economía y cómo gravita
en el resto de la población.
Miren, más que las cifras debemos detenernos en los daños
sicológicos, traumáticos y económicos, entre otros. Sumar, restar,
dividir y multiplicar es fácil, lo difícil es controlar y es a lo que
estamos llamados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *