Cuando se caiga el Bloqueo

Cuando se caiga el Bloqueo se abrirá una puerta vieja, corroída, que rechina cuando le aprietan el cerrojo. Cuando se caiga el Bloqueo un sinsonte se desprenderá de la luz que empapa los portales de las casonas viejas, una mariposa blanca abrirá sus pétalos como nunca antes, como si quisiera abrazar el nacimiento. Cuando se caiga el Bloqueo un niño se bañará descalzo en todos los aguaceros de mayo y chapoleteará feliz en cada charco de nuestros baches.

Cuando se caiga el Bloqueo lloverá siete días seguidos, como si fuera mandado por Dios, para llevarse todo lo malo que dejó el rencor. Cuando se caiga el Bloqueo yo estaré en mi casa, tomando un café, leyendo el verso del leopardo y el amigo, mirando la foto de un quijote que tengo a mitad del cuarto. Usted quizás esté en el trabajo pensando en cualquier cosa, o pensando en esos problemas que tenemos y que todos queremos resolver con la garantía de unas manos fuertes que aún tienen el valor de construir.

Cuando se caiga el Bloqueo un pregonero pasará por la ventana de las quinceañeras y las despertará con un girasol. Alguien cogerá una guitarra y pasará el día tocando “De dónde son los cantantes”. Cuando se caiga el Bloqueo abuela se pondrá su mejor bata de casa, hará un batido de frutabomba y le dará al vecino; y el vecino preparará una caldosa de esas donde cabemos los ricos y los pobres, los negros y los blancos, los católicos y los abakuá, los homos y los heteros, los cis y los trans, los artistas y los campesinos, los cubanos y los enamorados de Cuba.

Cuando se caiga el Bloqueo, no habrá amores cautivos ni pedazos de almas desbaratadas por la intolerancia. Habrá un “SÍ” y un “ES POSIBLE” por cada “NO” que nos han impuesto. Cuando se caiga el Bloqueo viajaremos juntos, emigraremos juntos, regresaremos juntos, pensaremos juntos en un país mejor. Cuando se caiga el Bloqueo desarmaremos la soledad y armaremos un rompecabezas carnal: con brazos, piernas, alas y corazones. Cuando se caiga el Bloqueo estallará el volcán de las ilusiones: una madre apretara su bebé contra el seno y cerrará los ojos junto a él, rendidos en el mismo sueño. Un papalote se desprenderá del tiempo y volará por todos los rincones de este bello país: el nuestro.

Cuando se caiga el Bloqueo no callaremos más ante los odios y nos apresuraremos para esparcir de calle en calle, de viento en viento, de beso en beso, la melodía de la unidad. Cuando se caiga el Bloqueo nos acordaremos de los abuelos y de los padres que han muerto pidiendo lo mismo que nosotros y lloraremos pensando en lo mucho que lucharon ellos. Cuando se caiga el Bloqueo, cuando el Bloqueo caiga, nos miraremos unos a otros, como si en esa mirada quedara todo lo que somos, y nos haremos el amor tantas veces, en un abrazo que solo conoce de patria y de humanidad.

(Por: Pedro Jorge Velázquez/ Cubadebate/ Tomado de Bufa Subversiva)

Un comentario

  • Juan Carlos Subiaut Suárez

    Son muchas las expectativas sobre lo que ocurra cuando se acabe el bloqueo. Hay hasta aquellos que alegan que se acabarán los argumentos a aquellos quienes justifican su falta de accionar o sus insuficiencias a la existencia del bloqueo. Hay otros quienes, ingenua o intencionadamente, lo vinculan a negociaciones, a congelar o disminuir el enfrentamiento con EUA. La mayoría sueña con el día que se desmonte, elemento por elemento, hasta que deje de existir y nos permita respirar.
    El bloqueo de Estados Unidos a Cuba, aunque tiene relación con nuestra decisión de escoger y mantener nuestro sistema político y social sin que nadie, ni mucho menos ese país nos lo cuestione, no es consecuencia del diferendo político, ni mucho menos se resuelve con negociaciones entre las partes. El andamiaje del bloqueo surge después del triunfo de la Revolución Cubana, pero fue un acto unilateral del gobierno de los Estados Unidos. Siempre se alude a un memorando de un personaje de ese gobierno, Mallory, quien definió como objetivos del bloqueo «…rendir por hambre y necesidades al pueblo cubano…» Ese bloqueo, que se ha recrudecido año tras año (Torricelli, Helms Burton, las Trumpadas, etc) solo lo desintegra sucesivas acciones ejecutivas del Congreso y del Presidente de ese país. Nada que negociar. Recuerdo que siempre enunciaban un argumento como moneda de cambio, que si el apoyo a los movimientos de liberación nacional, que si la subordinación al comunismo internacional y a la Unión Soviética, que si la presencia de las tropas cubanas en Angola, que si bla, bla, bla. Ahora que propone, negociar y renunciar a principios, no, nos hemos mantenido en todos estos años, y seguiremos los que sean necesarios, porque hemos sido consecuentes con nuestros principios.
    El conflicto político seguirá, porque hace tres siglos que ellos siguen viendo a Cuba como una posesión apetecible, entre la teoría de la fruta madura y la otra de la gravitación política, las acciones de compra a España y la intervención en nuestras guerra de independencia escamoteándole el triunfo a los mambises, que nunca han aceptado, ni mucho menos de 1959 para acá, la independencia de Cuba y su papel cada vez más creciente en la arena internacional, en especial después de los 90′ del siglo pasado y sobre todo, en la actualidad, que la premisa del traspaso de la dirección de la generación histórica a los pinos nuevos sea la Continuidad, en fin, no son capaces ni de aceptar la realidad de nuestra existencia.
    Es cierto que, aparte del bloqueo, tenemos muchos problemas que solucionar, pero aquí adentro, entre nosotros, sin ninguna ingerencia externa.
    En otro orden, mucha gente se pregunta para qué tanta caravana y cartel tras tantos años exigiendo lo mismo sin que al gobierno de Estados Unidos se le mueva un músculo de la cara, tras tantas votaciones en la Asamblea General de las Naciones Unidas cuyas indiscutibles victorias no han cambiado el rumbo de la vecina hostilidad. El mismo argumento utilizado ante el ascenso sostenido en membresía y acciones de grupos en redes sociales como NEMO, que se imbrican con las caravanas. Incluso se preguntan, como han hecho, qué hace un cubano como yo, residente en Cuba, participar en NEMO y congratularse por sus acciones y crecimiento, si es un grupo de composición multisectorial y fundado por cubanos residentes en Estados Unidos, que discrepan de nuestro sistema político. Para todos estos inquirentes, la respuesta es la misma. Primero; el objetivo de cada una de estas actividades es la lucha por la eliminación del Bloqueo de Estados Unidos a nuestro pueblo. Segundo; la pluralidad de ideas que componen estos movimientos coinciden en ese objetivo común para todos. Tercero. Las formas de lucha tienen un componente ético que se entrelaza con lo mejor de nuestro acervo cultural en ese campo, los fundadores de NEMO aseguran que sus concepciones parten del conocimiento, aceptación y adecuación de la prédica martiana a los objetivos de la lucha contra el bloqueo y Cuarto, no menos importante; todos apuntan a lograr la mayor concientización del tema dentro del pueblo norteamericano, para que incidan en sus legisladores, congresistas, etc, a fin de desintegrar cada uno de los ingredientes, leyes, resoluciones y directivas que conforman el aparato del bloqueo contra nuestro país, hasta su desmontaje final.
    Soy parte de este pueblo, nací bajo el bloqueo, bajo el bloqueo nació mi hija y también mi nieta. Contando mis ancianos padres, aún vivos, son cuatro generaciones a las cuales el bloqueo está afectando de una forma o de otra. Gracias precisamente a esta Revolución, imperfecta como toda obra humana, pero perfectible y de hecho en la medida de las posibilidades propias y en lo que nos permite ese mismo bloqueo, continuamos perfeccionando; sentimos con menos crudeza los embates asesinos de ese bloqueo y, cualquier iniciativa, cualquier acción, cualquier sentimiento que se dirija a su destrucción, cuenta con mi apoyo entusiasta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *