Trigésimo aniversario de la declaración del Palmar de Junco como Monumento Nacional

El Palmar de Junco, estadio de béisbol en activo más antiguo del mundo, desde el 24 de julio de 1991 le fue concedida la condición de Monumento Nacional (MN) convirtiéndose en la única Instalación beisbolera en el país con esa distinción.

La vetusta instalación matancera por iniciativa del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) y con motivo de la celebración en Cuba de los XI Juegos Panamericanos acogió el Hall de la Fama.

Luego de ser postergada la ejecución de los proyectos iniciales durante 23 años, fue ratificado y refrendado en noviembre de 2014, cuando se celebró en el Estadio Latinoamericano de La Habana un coloquio nacional con la participación de cronistas e historiadores del deporte, donde se dieron los primeros pasos para la instauración del Salón y Museo de la Fama del Béisbol Cubano.

El proyecto de acuerdos aprobado daba continuidad y nueva vida a lo establecido en la Resolución 104 del año 1991, de la comisión nacional de Monumentos del ministerio de Cultura, presididas en ese entonces por los doctores Antonio Núñez Jiménez y Marta Arjona Pérez, presidente y secretaria ejecutiva de dicha comisión, respectivamente.

Para materializar esta ambiciosa idea se crea a partir del año 2016 en Matanzas un grupo de trabajo, integrado entre otros por un comité de expertos y de historiadores del béisbol, en el estadio Palmar de Junco, que respondía a su vez, a un proyecto comunitario de desarrollo local que poco a poco comenzó a dar los primeros pasos.

En el primer año se creó la galería de la Fama del Béisbol matancero, idea que fructificó en el ánimo y la voluntad de los implicados, así como en el público en general, y donde fueron exaltandas figuras vinculadas al béisbol del ámbito nacional. En el año 2019 se crea finalmente el Salón de la Fama del Béisbol Palmar de Junco (MN).

Según Alfredo Lauro Santana Alonso, historiador de béisbol y miembro del comité de veteranos del Palmar de Junco (MN):

«Nunca perdimos la fe en cuanto a que la razón y la justicia se impondrían más temprano que tarde, pues debemos de apartarnos de chovinismos o regionalismos estrechos, ya que somos del criterio que el béisbol moderno en Cuba emergió en diferentes sitios del país, casi simultáneamente, como en La Habana, Matanzas, Cárdenas, Sagua la Grande y Remedios.

«Debemos dejar a un lado las discusiones en torno a los términos de cuna o donde se jugó por primera vez, porque los mismos guardan cierta ambigüedad, mientras que preferimos el de «patrimonio histórico», que no busca más que enaltecer y registrar, in situ, a ese lugar donde el béisbol se jugó de manera temprana y donde el hecho está debidamente documentado».

Al conmemorarse este 24 de julio el trigésimo aniversario de la declaración del Palmar de Junco como Monumento Nacional, Santana Alonso evocó las palabras del insigne historiador mexicano y asesor del Salón de la Fama del país azteca, César González.

«….creo que el béisbol necesita un lugar simbólico para honrar sus inicios. Así como en EE.UU. existe Cooperstown, sin ser la cuna histórica, si es una cuna simbólica, porque ese lugar sirve para que la gente honre los inicios del béisbol, creo que en eso se convertirá el Palmar de Junco.

«Hoy lo asiste la verdad histórica, pero si un día se encuentra evidencia histórica más antigua en otro lugar de Cuba, el Palmar seguirá siendo el lugar para honrar al inicio del juego, porque cumple con ese lugar físico, preciso y tangible en donde se practicó béisbol antiguo y que servirá como un lugar casi de peregrinaje. Somos historiadores, pero también somos amantes del juego y además de buscar la verdad histórica queremos símbolos tangibles, que sigan de pie, para poder honrar este juego».

Este privilegio, asegura el historiador matancero, que le correspondió al Palmar de Junco implica que las generaciones actuales tendrán que hacer el máximo esfuerzo para continuar llevando adelante, esta obra colosal que es el Salón y Museo de la Fama del Béisbol Cubano de todos los tiempos.

«Con la unión de todos lograremos consolidar la victoria y así saldar una deuda, con las generaciones que nos precedieron, y poder, a la vez, transferir a las futuras esta joya del patrimonio nacional, que más temprano que tarde se convertirá en Patrimonio de toda la Humanidad», aseguró..

 

*autor Alfredo Lauro Santana Alonso, historiador de béisbol y miembro del comité de veteranos, Palmar de Junco (MN).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *