Cuba necesita un buen resultado en el Mundial Sub-23 de béisbol

La selección cubana de béisbol sub-23 al tercer certamen mundial de la categoría que organiza México, desde el venidero  23  de septiembre, necesita un puesto en el medallero para mantener al país entre los primeros del ranking de este deporte.

Cuba, luego de su mal resultado en la eliminatoria olímpica para Tokio 2020, descendió al puesto 11 del escalafón internacional, su peor ubicación histórica que le privó de asistir a una justa de los Cinco Aros en este deporte, después de estar presente en las cinco anteriores.

Esta será la primera ocasión que Cuba compita en un certamen mundial para estas edades y lo hará en el grupo A con sede en el estadio Yaquis, de la ciudad de Obregón, en un grupo difícil ya que aparecen, además el actual campeón mundial, México, así como República Dominicana, China Taipéi, República Checa y Alemania.

El otro grupo tendrá actividades en Hermosillo, también con seis equipos en su etapa clasificatoria: Venezuela, Colombia, Corea del Sur, Nicaragua, Panamá y Holanda. De cada llave clasificarán tres equipos, los que pasarán a la llamada Súper Ronda y de ésta, emergerán los que discutan las medallas.

Al principio mencionábamos que el equipo cubano necesita de una buena ubicación ya que esta justa Mundial Sub-23 de la Confederación Mundial de Béisbol y Softbol (WBSC),  otorga puntos para  el ranking por países. Ganar el certamen sería lo idóneo, o mantenerse entre los cuatro primeros lugares, ya que mejoraría el puesto 11 que ocupa actualmente y le daría la posibilidad de asistir a nuestra selección élite al fuerte certamen Premier 12, del máximo nivel, que tendrá lugar el próximo año.

En esta competencia sub-23  aparecen algunos países por encima de Cuba en el mencionado listado de los mejores. Son los casos de Corea del Sur, en estos momentos en una envidiable posición dos; China Taipei, en un tercer puesto; México, en el quinto; República Dominicana, en el sexto;  Holanda, en el octavo y Venezuela, en el décimo.

También entre los asistentes se encuentran Panamá que acecha en el lugar trece; Nicaragua, en el catorce; Colombia, en el 15;  la República Checa, en el dieciséis y Alemania, en el dieciocho, todos  con aspiraciones de lograr un salto en la tabla confeccionada por la WBSC.

Estas Copas Mundiales Sub-23 comenzaron en el año 2016 en Monterrey, México, donde ocuparon los tres primeros puestos Japón, Australia y Corea del Sur; dos años después la ciudad colombiana de Barranquilla acogió la segunda versión en la que se impuso México, escoltado por Japón y Venezuela. Llama la atención que una potencia beisbolera como Estados Unidos, ocupante del cuarto puesto en el ranking mundial, no haya asistido a estos concursos.

Cuba inició sus campeonatos nacionales de esta categoría en el año 2014, los que continuaron hasta el 2019 y no se han podido efectuar los dos últimos debido a la situación epidemiológica motivada por la  Covid-19.

Las provincias ganadoras en estos seis años son: Artemisa, (2014); Habana, (2015); Santiago de Cuba, (2016); Santiago de Cuba, (2017); Isla de la Juventud, (2018) y Sancti Spiritus, (2019).

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *