El primer mártir del periodismo por la independencia

“Perdona sí, perdona, madre mía/si en cambio a tus desvelos y ternezas, te muestro con sarcástica alegría/en lo alto del cadalso mi cabeza. /No turbes, no, mis últimos instantes; / no turbes la quietud de mi conciencia; /háblame, sí, con gritos incesantes/ de patria, rebelión, independencia”.

Leer más
1 2