No todo es como se dice, o mejor, como lo dicen los EE.UU.

Al levantarme cada mañana me gusta recorrer los diferentes medios de prensa y otros soportes para barrer la red de información que se mueve en el mundo, donde Cuba no es ajena, aunque sí vilipendiada y desde esa posición de difamada tratar de debilitarla y penetrar por las grietas que esto pueda ocasionar.

Voy a referirme al primer trabajo periodístico leído el sábado último, titulado: Francas negaciones, de la doctora Rosa Miriam Elizalde, publicado en Cubadebate (1).

Los EE.UU., en su determinación de imposibilitar que Cuba se conecte al cable de Internet que une a los países del Caribe, esgrimen algo tan falto de sentido, que puede ser bien entendido hasta por neófitos del tema, como yo. Entre lo manejado está que si el cable interconecta a Cuba pudiera ser factible el hackeo de informaciones por Rusia y China, “enemigos” comerciales de la nación norteña.

En la historia de Internet se conoce que los mayores hacqueadores han sido los señores del norte, quienes además son propietarios del núcleo central de las conexiones de internet (NAP de las Américas) (2), ubicado en Miami. Además, los grandes caños de fibra óptica que cruzan los océanos son propiedad de un puñado de corporaciones vinculadas con los servicios de inteligencia de EE.UU.

En la publicación se deja al descubierto que es Washington quien impide que Cuba acceda a Internet, además, el Departamento de Justicia norteño fue quien ha recomendado a la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) negar un permiso para que Cuba se enlace al cable submarino que interconecta a los países del Caribe con el continente americano.

En resumen, quieren quedar a la luz pública como defensores de la transparencia y la legalidad, siendo en realidad los mayores espías informáticos del mundo.

(1)  http://www.cubadebate.cu/opinion/2022/12/08/francas-negaciones/

(2) NAP (Network Access Point) es uno o más lugares con alto nivel de conectividad y distintas opciones de acceso a los principales operadores y contenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha *