A la vista el primer tanque nuevo

Los trabajos para restituir el primero de los cuatro tanques siniestrados en el trágico incendio ocurrido en la Base de Supertanqueros, iniciarán en el mes en curso.

En un espacio cuya imagen no se parece en nada a la dejada por el fatal accidente en agosto último, está previsto nivelar el terreno hasta lograr la demanda exigida y, una vez construida la base con su cimentación, emprenderán el montaje mecánico del depósito, que se estima que sea en el mes de abril.

Según expertos, la estrategia de ejecución permitirá recuperar la capacidad de almacenamiento perdida, de 200 000 metros cúbicos, en un plazo de cuatro años.

Liber Sams Toledo, jefe del área de inversiones, precisó que el empalme del primer tanque marca la arrancada de la segunda etapa de la recuperación en ese tramo de la llamada zona industrial de la ciudad de Matanzas.

Para erigir la nueva estructura, la cual esperan concluir en 16 meses, existe la fuerza especializada y disponen de los materiales e insumos requeridos, aseguró.

Como detalle llamativo, significó que, aunque su diámetro es ligeramente inferior, se trata de un depósito muy similar a los demolidos, incluida la membrana interna flotante de aluminio y el domo geodésico, pero en condiciones de operar los combustibles con mayor seguridad, pues contará además con sistema eléctrico soterrado.

Hizo notar que la distancia entre los mismos será de unos 110 metros, casi cuatro veces superior a la anterior. Otra marcada diferencia está relacionada con el cubeto o dique de contención, que será mayor a la capacidad del tanque, de tal suerte que, ante un derrame, todo el crudo quede concentrado allí.

Especialistas alaban, además, que dicho dique se armará con tierra revestida de hormigón, cualidad que evita el colapso de esa estructura cuando es embestida por el fuego.

Lo distingue también el hecho de que dispondrá de cañones de espuma más potentes, y de una nueva posición para los bomberos en caso de emergencia, establecida a una mayor distancia del recipiente.

AMBIENTE DE TOTAL RECUPERACIÓN

Para el ingeniero Rigel Rodríguez, director de la División Territorial Comercializadora de Combustibles, un detalle muy valioso, como bien indicó el primer secretario del Comité Central del Partido Comunista y presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, es la intención de mantener todo cuanto se restaure y dejar las cosas mejor que como estaban.

El directivo destacó que han trabajado duro para transformar la faz de un escenario muy golpeado por el fuego durante varios días, y que hoy exhibe un ambiente de recuperación, donde ya está prácticamente concluida la fase de demolición de los objetos y edificios dañados, y de saneamiento de las áreas contaminadas.

La imagen visual lo dice todo, la Base y toda la zona industrial tienen un aspecto completamente distinto, en el que sobresalen la limpieza, pintura y nuevas señaléticas, comentó tras insistir en el propósito de conseguir proyectos más resistentes en los cuales todos los sistemas se engranen y muestren vitalidad ante accidentes de cualquier naturaleza.

Otro elemento para señalar es el restablecimiento de los servicios de comunicaciones de forma definitiva; no así la electricidad y el agua, temas que tienen soluciones temporales y que van a demandar de inversiones para alcanzar la demanda máxima, sostuvo Rodríguez.

Una de las buenas noticias tiene que ver con la restitución de dos líneas principales para comunicar los muelles con la Base, es decir, el ducto de 20 pulgadas de diámetro que conduce el diésel hasta los tanques del área de residuales, y la línea de 24 que posibilita el paso del crudo hacia otros puntos vitales.

De un impacto aún más sensible es la marcha del programa de atención a los damnificados tras el incendio. Desde hace algunas semanas inició la construcción de 26 viviendas prefabricadas tipo Sandino, con cubiertas de zinc, para beneficio de las familias afectadas.

Idobaldo Díaz Martínez, coordinador de objetivos y programas del Gobierno provincial, señaló que de ese total de casas, ubicadas en una zona cercana a lo que antes fuera el preuniversitario Enrique Hart, en las afueras de la ciudad, nueve serán entregadas antes de finalizar el actual mes de enero, y el resto al cierre de marzo.

Luego del incendio en la zona industrial, las familias con mayores daños materiales fueron trasladadas hacia una facilidad temporal, y se beneficiaron, como el resto de los afectados, con artículos de primera necesidad, equipos electrodomésticos y otros medios, para mitigar las cuantiosas pérdidas, expresó.

NUEVAS LÍNEAS

En el restablecimiento de las operaciones vitales de la Base de Supertanqueros, en el cambio de ese ambiente enrarecido por la incertidumbre que dejó el siniestro, mucho han tenido que ver los trabajadores de la Emcor Matanzas.

Hasta la fecha, dice el jefe de brigada, Alexis Pavón Verdecia, ya han interconectado más de 2 000 metros de tuberías de diferente diámetro, soterradas y aéreas, nuevas líneas que desplazaron las defectuosas como consecuencia del incendio.

Observó que en estos momentos están en fase de terminación en la interconexión de la línea de 16 pulgadas, que dará vitalidad a otras zonas, y sucesivamente irán garantizando capacidades en las operaciones del sistema en este importante enclave económico.

Pavón Verdecia está pendiente de que todo se haga según lo establecido, y pese a las duras condiciones de trabajo, bajo el hostigamiento constante del sol, no pierde de vista cómo los soldadores logran el ensamblaje definitivo de los ductos.

Aquí es importante la precisión y que se den los pases de soldadura requeridos, dice.

Pese al fastidio de laborar en campo abierto, a veces sin poder protegerse de los rayos solares, los integrantes de la brigada de Pavón tienen fuerzas para emprender cada jornada el desafío de unir con rigor tuberías de grandes dimensiones, algunas de las cuales ya ofrecen vitalidad a la Base de Supertanqueros.

Sams Toledo nos recuerda que el programa de inversiones para la recuperación integral del enclave lo componen 14 objetos de obra, que incluyen el completamiento de interconexiones con los muelles, la construcción de los tanques y del nuevo laboratorio de ensayos, así como el redimensionamiento del sistema eléctrico y la rehabilitación de los talleres de mantenimiento, con nuevas unidades de mecánica, electricidad y maquinado, entre otras obras.

Y de su remate dependerá, en buena medida, la mayor capacidad de esfuerzos posible, sin descartar el apoyo de los centros universitarios, y de que puedan sumar a grupos de investigación, ingenieros y técnicos con vasta experiencia en todo lo que hagan, como pidió Díaz-Canel.

Perseverar y hacer las cosas de la mejor manera sería, además, merecido homenaje a quienes dieron hasta su propia vida por evitar que la Base de Supertanqueros quedara en ruinas.

*periódico Granma

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha *