23 de abril de 2024

Radio 26 – Matanzas, Cuba

Emisora provincial de Matanzas, Cuba, La Radio de tu Corazón

Recogida de desechos sólidos: insuficiencias vs. salud

Es notable en la ciudad de Matanzas el déficit de vehículos para la recogida de desechos sólidos. Se aprecia en las disímiles arterias de la capital yumurina, sobre todo cuando pasadas algunas jornadas sin la visita de estos recolectores, se acumulan grandes cantidades de residuos en recipientes a veces inapropiados para tal uso o desperdigados por aceras y calles

Diversos son los males que ocasiona esta penosa situación, al crearse una zona roja o foco de infección, con la presencia de moscas, cucarachas y roedores, e incluso perros y gatos que, en busca de alimentos, desparraman cuanto hallan a su paso, sin dejar de mencionar la pestilencia y afeamiento de la imagen pública.

Además, este nada agradable escenario coadyuva a la no preservación del medio ambiente, que sufre grave deterioro. Sin embargo, más costoso que todo lo antes mencionado es la incidencia que tiene sobre la salud humana, porque en estos desechos están presentes materias tóxicas y contaminantes que, enviadas a la atmósfera circundante, degradan el estado físico de las personas.

Por tales motivos, un equipo de Girón dialogó con varios funcionarios públicos relacionados con Servicios Comunales en el municipio yumurino, entre ellos José Antonio Piedra Medina, su director, y Ramón Naranjo Hernández, subdirector de Higiene en la entidad, quienes mostraron especial interés en que se conociera la situación que enfrentan en la actualidad con la recolección de desechos sólidos.

Explicaron que a la Ciudad de los Ríos y los Puentes la dividen en 20 zonas en la atención recolectora y que para cumplir con tales propósitos solo poseen siete vehículos, incluidos tractores con sus carretas, a veces con problemas de gomas u otros accesorios, por lo que el Gobierno provincial apoya con camiones en muchos casos pertenecientes a otros municipios. Así ocurrió el día de nuestra visita, el miércoles último, cuando arribaron uno de Limonar y otro de Los Arabos, aunque lo hicieron alrededor de las 9:00 de la mañana, cinco horas después de que las brigadas comenzaran a trabajar.

Con esos camiones asisten a los barrios de más demora en la recolección. Ejemplo: la parte alta de Versalles y el reparto 2 de Diciembre, en los que desde hace una semana los residuos pululaban en las calles, reconoció Piedra Medina. Agregó que en este último lugar los tanques donde las familias echan los residuos tienen que verterlos a mano alzada al no contar con el colector mecánico, pues está defectuoso.

Respecto a los vehículos que poseen, dijeron que cuentan con dos camiones recolectores, uno de ellos desechado por razones de piezas y técnica en general, y el otro “de medio palo”, al tener el radiador con dificultades y en tales condiciones atienden algunas zonas, pero no como deben.

Hablaron de la buena voluntad de sus trabajadores, quienes a las 3:00 de la mañana abandonan sus hogares para, una hora después, comenzar la recogida. Ambos afirmaron que cuentan con el combustible necesario para emprender estas labores, incluso el de diciembre. Además, tienen el apoyo de una brigada compuesta por 14 reclusos, quienes reciben idéntico salario que los obreros emplantillados, con similares medios de seguridad y estimulación.

Ahora bien, este último es insuficiente en relación con la beneficiosa obra social que a diario realiza el equipo, y merecen mejor atención en sentido laboral y humano.

Los que peinan canas quizá recuerden que algunas décadas atrás a este valioso ejército se le congratulaba con una sonrisa y una taza de café a su paso por frente a las viviendas. Incluso los fines de año muchos iban más allá con el famoso “aguinaldo” o regalo en reconocimiento a cuanto hacían.

Otro importante elemento es la disciplina social en cuanto a la basura y es que se deposita a toda hora, a veces apenas pasado el camión o carreta. Sobre ello, el director general manifestó que no se puede exigir cuando, por diversas razones, transcurren varias jornadas sin la recogida y las familias pierden la costumbre. Hay que regularizar tal desempeño para lograr esa autoridad y disciplina.

Escombros y objetos pesados en lugares no apropiados para estos desechos.

No pocas personas solicitan el aspirol —sistema para recoger escombros u otros materiales de derrumbes, reconstrucción, etc.—, que por estos días no alquilan debido a la situación antes descrita.

Por cierto, es necesario insistir en que cada trabajador de esta especialidad en los Servicios Comunales emplee los medios de seguridad, como overol, guantes y cobertor de bocas, que se les suministra y por decisión personal algunos no utilizan, lo que pone en peligro la preservación de su salud.

La sociedad nombra y reconoce el éxito deportivo de cualquier atleta en las disímiles disciplinas, el de un artista, el de mujeres y hombres en numerosas funciones, pero en contadas ocasiones valora como se debe el alcance de las tareas de aquellos que, vehículo o escobillón de por medio, asean su calle, su barrio y mantienen la higiene.

Jorge Oquendo González, jefe de brigada, dijo que, al menos, un saludo al paso de él y demás obreros bajo su mando es suficiente, pero que muy pocos lo hacen. Señaló la importancia de que así sea para quienes desde mediados de la madrugada abandonan el calor de la cama para servir a la sociedad. El salario no es todo, aseguró, y tiene razón, solo del pan no vive el hombre.

Nuestros hombres y mujeres dedicados a esta empresa, con su accionar cotidiano, evitan la contaminación del suelo, aire y agua potable, protegen la salud, ayudan a erradicar la degradante imagen pública. Merecen, por tanto, toda ayuda gubernamental y reconocimiento social por contribuir al bienestar común.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha *