21 de abril de 2024

Radio 26 – Matanzas, Cuba

Emisora provincial de Matanzas, Cuba, La Radio de tu Corazón

“Somos normales, ni más ni menos”

La discriminación continúa dando mucho de qué hablar  y tiene una viva representación, como es el caso de la tan mencionada homofobia

        

                           Exergo: “¡Triste época la nuestra! Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio”.

                                                                                                        Albert Einstein. 

La sociedad actual carece de tolerancia y comprensión. Para muchas personas es difícil adaptarse a situaciones que todavía consideran subnormales. La discriminación continúa dando mucho de qué hablar  y tiene una viva representación, como es el caso de la tan mencionada homofobia, definida como el rechazo total a la comunidad LGBTIQ+.

Alexei Prado Rodríguez nunca ha escondido su homosexualidad. Trabaja en la Unidad Oncológica del Hospital provincial Docente Faustino Pérez Hernández, de Matanzas, donde todos sus compañeros de trabajo lo respetan. Nació el 23 de mayo de 1981 en el municipio de Colón, Matanzas, hijo de María Estella Rodríguez y Elio Prado. Se graduó de Licenciado en Enfermería el 2 de octubre del 2008.

¿Cómo transcurrió tu niñez?

-Mi niñez fue normal, en un pueblo de campo, tranquilo, con los problemas propios de un niño, pero llena de amor, sin ninguna novedad.

¿A qué edad comenzaste a notar que tu inclinación sexual no era igual a la del resto del sexo masculino?

-Desde muy pequeño, seis o siete años, todos los niños querían tener novia y yo no, tampoco quería tener novio, pero no me llamaban la atención las muchachitas.

Nunca le gustó que pensaran que era “una niña”, porque para él el hombre siempre será hombre más allá de ser gay y que, si volviera a nacer querría serlo nuevamente, pues se siente muy bien así.

¿Cómo tus padres conocen la noticia de tu homosexualidad?

-Mi familia es atípica por ese lado, en mi casa nunca se ha hablado de mi homosexualidad. Tienen que conocerlo, pero nunca he dicho “Yo soy gay”. Ese tema no se ha tocado. No se han atrevido a preguntar: “¿Eres o no eres?”

¿Cuándo te declaras abiertamente gay ante tus amigos y la sociedad?

-En la adolescencia, 14 o 15 años. Nunca he tenido muchos prejuicios. No me han importado las normas sociales. Siempre hice lo que quise, como quise y la sociedad me aceptó bastante bien. No fui de esos a los que les gritaban cosas en la calle o que los rechazaban los amiguitos. Fui de los que andaba con el grupo completo, todo el mundo sabía lo que era y me respetaban como tal.

La primera vez que caminó sin secretos ante el mundo que lo rodeaba dice haberse sentido realizado y feliz. Hizo mención a su abuela y a una frase que esta le dijo: “Tú tienes que ser alguien porque eres lo único que tu mamá tiene”.

¿Por qué escoges una profesión vinculada a la Medicina?

-En realidad, nunca quise estudiar enfermería, soy técnico medio en Agronomía y sencillamente cuando llegó la ubicación no me gustó, me quedé en la casa. Alguien me embulló un día a pasar un curso de enfermería y aquí estoy, después de 14 años de trabajo. A4ctualmente es lo único que sé hacer bien. Me gusta mucho mi trabajo, confraternizar con los pacientes, pero nunca fue una opción en mi vida temprana.

¿Qué significan esas personas y la enfermería para ti?

Adoro mi carrera y a mis pacientes, porque para mí no son pacientes, la mayoría son amigos, compañeros, nos visitamos, nos llamamos, entonces ya rompimos el rol enfermero-paciente. Me gusta mucho mi trabajo e incluso la Oncología, pues son las personas a las que casi todo el mundo no les hace caso. Son las que más te agradecen cuando te sientas, aunque sea, a oírlos, y soy bastante bueno escuchando.

Su preferencia sexual no le ha traído ningún conflicto en su vida profesional y en gran parte se debe a que respeta mucho su trabajo.

¿Puedes compartir alguna anécdota?

-La semana pasada una paciente me preguntó: «-¿Quién te lava y te plancha?» – Yo. – Ay, pero lavas tan bien como una mujer. ¿Quién ha dicho que las mujeres saben lavar mejor que los hombres? Incluso las mujeres abiertas de mente tienen esos tabúes. Tengo amigos homosexuales jóvenes que lo más duro lo han pasado con las madres y no con los padres.

Mientras el diálogo fluía se refirió nuevamente a las féminas, sobre todo a las madres, y expresó: “Siempre he dicho que la mujer cuando da a luz tiene una cajita de sorpresa, que es para el resto de su vida, ella no va a escoger a su hijo, será como Dios quiera”. Según Alex, como cariñosamente le llaman sus amigos, el comportamiento ciudadano ante la comunidad gay no es el mismo en todas las provincias del país. Santa Clara es una de las ciudades más avanzadas en cuanto al desenvolvimiento que pueden tener los homosexuales. La Habana es algo flexible también, pero Matanzas todavía no se comporta así y mucho menos en los campos. Manifestó su orgullo y lo mucho que defiende su preferencia al decir: “Somos normales, ni más ni menos, somos normales”.

¿Supone para ti un problema el hecho de no poder tener descendencia?

-No, porque no me gustan los niños, los adoro ver en otra persona. Yo no tengo temple para lidiar con un niño, para saber que es responsabilidad mía, no puedo.

¿Cuánto crees que deba avanzar la sociedad actual para que se erradique la discriminación?

-Nos falta mucho, mucho por avanzar. El cubano es machista, todavía vivimos en que el niño juega a la pelota y las niñas juegan con muñecas, sin darnos cuenta de que no es así. Son estereotipos creados que no son reales, el niño puede jugar a la muñeca y no tiene por qué ser gay. Está el dicho: “Dime con quién andas, y te diré quién eres”. Tengo amigos heterosexuales, de llegar a mi casa, tomarnos una botella de vino y no pasa nada.

-Nos falta mucho para romper esos tabúes, para dejar de mirar por encima del hombro cuando el niño pone una manito fuera de tono, cuando camina de una forma extraña o se viste de rosado. Podemos andar con quien queramos, la homosexualidad no se pega, no es un virus.

Es de esas personas a las que no les agrada la mentira y no soporta la hipocresía. Él es bastante sincero y directo cuando quiere algo. 

¿Algún consejo que quisieras darle a esos jóvenes que están empezando a encontrarse y tienen miedo a enfrentar a sus padres y a la sociedad?

-Que ser gay no significa ser loco, promiscuo, ni ser una lacra social. A veces nos merecemos que nos tilden así. Para ser gay no hay que estar sentado en las esquinas, andar con shorts cortos, prostituirte, ni besarse con la pareja en lugares públicos, así buscamos el rechazo social. Se puede ser un profesional modelo en cualquier esfera de este país y ser homosexual. Tienen que respetarte como eres, pero el respeto se labra, la sociedad no te va a respetar nunca si tú y tu círculo íntimo de personas no lo hacen, respétate, llegará el momento en el que el resto lo hará. El “gay” nunca va a faltar, pero lo dirán no a modo de reproche ni burla, sino como distintivo.

  • Fotos de la autora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha *