29 de mayo de 2024

Radio 26 – Matanzas, Cuba

Emisora provincial de Matanzas, Cuba, La Radio de tu Corazón

Carlos III es coronado con tradición en momento incierto

El rey Carlos III fue coronado este sábado en la Abadía de Westminster, en una ceremonia basada en tradiciones antiguas en un momento en que la monarquía británica enfrenta un futuro incierto.

 

Carlos III es coronado con tradición en momento inciertoEl rey Carlos III fue coronado este sábado en la Abadía de Westminster, en una ceremonia basada en tradiciones antiguas en un momento en que la monarquía británica enfrenta un futuro incierto.

Las trompetas sonaron dentro de la abadía medieval y la congregación proclamó ‘Dios salve al rey Carlos’ cuando comenzó la ceremonia frente a más de 2.000 invitados, incluidos líderes mundiales, aristócratas y celebridades. Afuera, miles de militares, decenas de miles de espectadores y algunos manifestantes convergieron a lo largo de una ruta que el rey recorrió desde el Palacio de Buckingham en un carruaje tirado por caballos con adornos dorados.

Fue la última milla de un viaje de siete décadas para Carlos de heredero al trono hasta convertirse en monarca.

Para la familia real y el gobierno, la ocasión, cuyo nombre en código es Operación Orbe Dorado, es una exhibición de patrimonio, tradición y espectáculo sin igual en todo el mundo.

Se esperaba que el rito fuera visto por millones, aunque la reverencia para la cual está diseñada la ceremonia han desaparecido en gran medida, y muchos recibieron el día con apatía.

Algunos incluso lo recibieron con desdén. Los manifestantes republicanos se reunieron afuera para gritar ‘No es mi rey’ en una celebración de una institución que, según dicen, representa el privilegio y la desigualdad, en un país con una pobreza cada vez más profunda y lazos sociales desgastados. Algunos de ellos fueron arrestados.

La iglesia bullía de emoción y estaba llena de flores fragantes y coloridos sombreros cuando los invitados comenzaron a llegar. Entre ellos estaba la primera dama de Estados Unidos Jill Biden, el presidente francés Emmanuel Macron, el primer ministro australiano Anthony Albanese, el líder canadiense Justin Trudeau, ocho primeros ministros británicos actuales y anteriores, así como Judi Dench, Emma Thompson y Lionel Richie.

Miles de personas de todo el Reino Unido y de otras partes del mundo acamparon durante la noche a lo largo de una ruta de 2 kilómetros (1,3 millas) para ver al monarca mientras viaja desde el Palacio de Buckingham hasta la abadía medieval.

En una misa tradicional anglicana, ligeramente cambiada para los tiempos modernos, Carlos, con mantos carmesí y crema juró ante la Biblia que es un ‘verdadero protestante’.

Por primera vez se agregó un prefacio al juramento de coronación para decir que la Iglesia de Inglaterra ‘buscará fomentar un ambiente donde las personas de todas las religiones y creencias puedan vivir libremente’, y la epístola de la Biblia del Rey Jaime fue leída por el primer ministro Rishi Sunak, el primer líder hindú de Gran Bretaña.

Un coro de gospel interpretó un ‘Aleluya’ recién compuesto y, por primera vez, el clero femenino participó en la ceremonia.

Por más de 1.000 años, los monarcas británicos han sido coronados en grandiosas ceremonias que confirman su derecho a gobernar.

En estos días, el rey ya no tiene poder ejecutivo ni político, y la coronación es puramente ceremonial, ya que Carlos se convirtió automáticamente en rey tras la muerte de su madre, la reina Isabel II, en septiembre.

El rey sigue siendo el jefe de estado del Reino Unido y un símbolo de identidad nacional, y Carlos tendrá que trabajar para unir a una nación multicultural y mantener la relevancia de la monarquía en un momento en que el apoyo a la misma está disminuyendo, especialmente entre los jóvenes.

El grupo antimonárquico Republic dijo que seis de sus miembros, incluyendo a su director ejecutivo, fueron arrestados cuando llegaron a la protesta. La policía ha dicho que tendrá una ‘baja tolerancia’ para las personas que buscan perturbar el día, lo que generó críticas de que están reprimiendo la libertad de expresión.

La crisis del costo de vida también ha empobrecido a todos en el Reino Unido, lo que genera dudas sobre el costo de toda la pompa para la ceremonia.

Carlos ha buscado liderar una máquina real más pequeña y menos costosa para el siglo XXI. Así que este será un evento más corto que la coronación de tres horas de Isabel.

En 1953 se instalaron gradas temporales en la Abadía de Westminster para aumentar la capacidad de asientos a más de 8.000, los aristócratas vestían túnicas y coronas carmesí, y la procesión de coronación serpenteaba 8 kilómetros (5 millas) por el centro de Londres para que aproximadamente 3 millones de personas pudieran vitorear a la glamorosa reina de 27 años.

Esta vez, los organizadores acortaron la ruta de la procesión, redujeron la ceremonia de coronación a menos de dos horas y enviaron 2.300 invitaciones a la realeza mundial, jefes de estado, servidores públicos, trabajadores clave y héroes locales, además de algunas celebridades. También hubo jueces con pelucas, soldados con relucientes medallas prendidas de sus túnicas rojas y miembros de la Cámara de los Lores con sus túnicas rojas.

El heredero al trono, el príncipe Guillermo, su esposa, Catalina, y sus tres hijos asistieron. El hermano menor de Guillermo, el príncipe Enrique, quien ha tenido diferencias públicas con la familia real, llegó solo. Su esposa Meghan y sus hijos se quedaron en casa en California.

Creada alrededor del tema ‘Llamado a servir’, la misa de coronación comenzó con uno de los más jóvenes miembros de la congregación, un niño del coro, saludando al rey. Carlos le respondió diciendo, ‘no vengo para que me sirvan, sino para servir’.

El momento estaba destinado a subrayar la importancia de los jóvenes, y es una nueva incorporación en una misa y ceremonia cargada de rituales a través de los cuales se ha transmitido el poder a los nuevos monarcas a lo largo de los siglos.

La cúspide simbólica de la misa de dos horas llegó a la mitad cuando el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, colocó la corona de oro macizo de San Eduardo en la cabeza del monarca. Las trompetas sonaron y se dispararon salvas de armas en todo el Reino Unido.

En otro cambio, Carlos eliminó el momento tradicional al final de la misa cuando se pedía a los nobles que se arrodillaran y juraran lealtad al rey.

  • Cubasí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *