El bronce para Croacia, el aplauso para Marruecos

Croacia se ha convertido en una selección respetable en copas del mundo de fútbol, a pesar de iniciar su presencia en estas lides en la versión de 1998. La pequeña nación balcánica se llevó este sábado la medalla de bronce, al vencer a Marruecos 2-1.

Con este metal los croatas suman su tercer podio (bronce-1998) y (plata-2018), con lo que se ratifican como una escuadra candidata para brillar en justas universales. Ya tienen el cartel de ser un conjunto capaz de jugar de igual a igual contra rivales de mayor tradición y éxito en campeonatos mundiales.

Frente a Marruecos —el equipo sorpresa en Catar— salieron con la disposición de ganar y solo introdujeron cambios debido a lesiones de tres de sus futbolistas. El rival africano les incomodó en todo el partido, pero los europeos supieron imponer mayor presión y asociaron mejor para alcanzar los goles.

El joven defensor Josko Gvardiol cabeceó con efectividad (7´) en una jugada de laboratorio tras un tiro libre. El tanto fue una justa coronación para el zaguero, que se ha levantado como el defensor de mejor rendimiento en el mundial.

Marruecos respondió dos minutos después e igualó la pizarra con la diana de Achraf Dari. Se fueron sin medallas, pero conquistaron el corazón de millones aficionados por su coraje y espíritu de sacrificio. Ojala la columna vertebral de este equipo repita presencia en la venidera versión del mundial de 2026.

El tanto de la victoria de Mislav Orsic (42´) fue una autentica pincelada, tras pegarle al balón con sutileza, fruto de una buena jugada colectiva. Así se fueron al descanso, tras una excelente primera mitad, sin conocer ambas escuadras que ya no se anotaría más en el encuentro.

En los segundos 45 minutos los africanos buscaron igualar e hicieron un fuerte trabajo de desgaste, pero los croatas sacaron la firmeza de su defensa para abortar la mayor parte de las acciones ofensivas de los «Leones del Atlas». Reconocer a los marroquíes por su sacrificio para encarar a adversarios de mayor jerarquía no puede pasar desapercibido.

Solo nos queda este domingo la gran final entre Francia y Argentina, para que Catar 2022 forme parte del legado de las copas del mundo de fútbol.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha *