En Teatro Icarón: Autopista de una edad incierta

La obra Autopsia del paraíso, de Roberto Viña Martínez, por el Taller de Actuación Alas de Teatro, puesta en escena de la primera actriz Miriam Muñoz, permitió demostrar las potencialidades de este grupo de jóvenes ante un texto de complejos conflictos existenciales dentro del universo juvenil cubano.

El estreno en la sala Icarón, acontecido los días 13, 14 y 15 de enero de este 2023 e inmerso en los eventos de la Jornada Villanueva en Matanzas, fue el resultado de largos meses de trabajo, en los cuales predominó el anhelo de llevar a las tablas lo que pudiese acaecerle a estudiantes de un preuniversitario en cualquier lugar del país, pues aunque la obra se remonta a la época en que existían las escuelas al campo, los postulados psicológicos, propios de esa edad, se mantienen vigentes, sobre todo en lo relacionado con el sexo y las relaciones grupales.

Como expresara en el catálogo el dramaturgo Abel González Melo: “El dramaturgo compone un exquisito puzle que alterna la intimidad de los monólogos con los dúos y escenas corales”, estructuras que son acertadamente aprovechadas por la Muñoz para exponer las honduras de cada uno de los personajes, que abren el pecho para dejar escapar las angustias, expectativas y confusiones que palpitan en ellos, al enfrentarse con la cruda realidad de una inclinación sexual indefinida y violada que marcará su futuro al ser descubierta.

Destellos notables se apreciaron en las figuras de Laura, Sergio y Adrián, interpretados por Sheila Castellanos Viera, orgánica y desenfadada, quien lleva el hilo conductor de la trama; Ernesto de la Cal (actor invitado), sobredimensionado y machista; y David Alejandro Peña, en su imagen sombría y lacerada, que va creciendo hasta irrumpir en un soliloquio final, que  logra conmover al auditorio ante la magnitud de su tragedia.

Las actuaciones de Nathaly Arencibia, como Sheila; Lismarys Pérez en el papel con rasgos caricaturescos de «Teté»; así como Gustavo Valdés, en Marcos y Richard Segura, en Ariel,  alcanzaron un balance actoral convincente, símbolo del gran interés patentizado por estos apasionados miembros del Taller de  Actuación de Icarón.

El diseño escenográfico del maestro Rolando Estévez Jordán complementa el movimiento escénico y de forma sencilla y eficaz ubica al espectador en los diversos escenarios, apoyada su visión por el montaje de las luces a cargo de Pedro Rubí, el sonido en  manos de Yuniesky Pérez y los atrezzos de Marialba Ríos. En la codirección estuvo Anthony Bernal y la producción es de Dariel Morga.

Buen inicio de año para Teatro Icarón y espectacular final de mes será cuando se presente el estreno de la obra Emilia habla con los que no la escuchan, de Ulises Rodríguez Febles, inspirada en la patriota matancera que confeccionó nuestra Enseña Nacional y protagonizada por Miriam Muñoz Benítez, el próximo 29 de enero, fecha coincidente con el aniversario del nacimiento de la excelsa actriz, directora de la agrupación teatral yumurina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha *