RADIO 26 DESDE MATANZAS

Emisora provincial de Radio de Matanzas, Cuba: «La Radio de tu Corazón»

AgriculturadestacadasEconomía

Empresa Agroindustrial Victoria de Girón: 56 años apostando por la eficiencia y calidad de sus producciones

 

Empresa Agroindustrial Victoria de Girón: 56 años apostando por la eficiencia y calidad de sus produccionesEste 14 de junio, la Empresa Agroindustrial Victoria de Girón arribó a su aniversario 56 en medio de condiciones adversas, motivadas principalmente por el impacto del bloqueo económico y financiero y el azote de la pandemia.

Aún así, sus trabajadores se esfuerzan por cumplir con los planes productivos y diversificar las producciones.

Citricultura en Jagüey Grande

La idea de Fidel de convertir a Jagüey en un emporio citrícola no era un hecho aislado, sino la consecución de otros proyectos similares emprendidos desde 1964 en todo el país, como expresión del Programa de Desarrollo Integral de Cítricos y Frutales, que también contempló la educación de las futuras generaciones de jóvenes en el principio martiano y marxista de combinar el estudio con el trabajo y la presencia de más de 30 mil estudiantes de nivel medio y medio superior que, junto a sus profesores, aportaron una buena parte de la mano de obra inicial.

A mediados del mes de mayo de 1967, tras un recorrido del compañero Fidel con el comandante Félix Duque Guelmes y otros funcionarios del INRA por áreas citrícolas de campesinos, Fidel le dijo a Duque: “Aquí tienes combate de nuevo para largo rato”.

El 14 de junio de 1967 marca la fecha oficial de que inicialmente se llamó Plan Cítricos-Café. Aquel mismo día Duque se instaló en la entonces Agrupación Agropecuaria del INRA, sita en la calle Reyes No. 101, actualmente la Dirección municipal de Salud; y ese mismo día, conformó su Consejo de Dirección.

Duque, fiel discípulo de Fidel, fue un celoso e intransigente cumplidor de sus instrucciones, de aplicar consecuentemente los avances científicos y tecnológicos, fue capaz de contagiar con su optimismo tan peculiar a un amplio grupo de magníficos profesionales, investigadores, ingenieros y técnicos de distintos lugares del país, para materializar la obra del Comandante en Jefe; estos hombres y mujeres que se trasladaron a Jagüey lo dejaban todo, venían por un ideal, por hacer realidad un sueño, ya habían constituido familias, escrito libros y ahora comenzaban a sembrar árboles y a producir cítricos.

El 16 de junio de 1976 fue un día singular en la historia de la entidad. La Dirección del Plan Cítricos-Café, próximo a declararse Empresa de Cítricos “Victoria de Girón”, ubicada en la finca “San José”, fue visitada por Fidel.

Al llegar, expresó: “He llegado a un lugar feliz”.  Y en esa frase quedó encerrado el orgullo, la admiración, el respeto y el reconocimiento de Fidel por Duque, por los que creyeron en él y se entregaron por entero al fomento de la citricultura en suelos sumamente pedregosos. Se materializaba así la frase “si el hombre sirve, la tierra sirve”.

Como consecuencia del desarrollo citrícola en la región, surgieron también numerosas Escuelas Secundarias Básicas en el Campo (ESBEC) en las que sus estudiantes combinaban el estudio con el trabajo. Este proyecto educativo y productivo -el más grande de Cuba en cuanto a magnitud y geografía-  incorporó gradualmente otras formas de enseñanza como Institutos Preuniversitarios en el Campo (IPUEC), Institutos Politécnicos y Escuelas de Oficios. El 25 de abril de 1971, se inauguró la primera ESBEC, “Primer Congreso Nacional de Educación y Cultura”, en la zona conocida como Tasa de Oro. El Comandante en Jefe Fidel Castro tuvo a su cargo el discurso inaugural.

En julio de 1968 se inició la construcción de las primeras diez viviendas individuales que conformarían la Primera Comunidad Citrícola en la finca “San José de Marcos”, ubicada en la carretera de Crimea al poblado de La Isabel. Muy pronto la Dirección del plan se dio cuenta que continuar haciendo casas individuales robaría mucha tierra, y entonces se decidió crecer verticalmente y no de forma horizontal.

Estas primeras 10 viviendas fueron entregadas por Juan Estopiñán Sánchez a la familia Caballero y Menéndez. Comenzaba así a crearse lo que sería cuatro años después, la comunidad de San José de Marcos, inaugurada oficialmente el 17 de mayo de 1972.

En 1972 se constituyó el Destacamento Pedagógico Manuel Ascunce Domenech. El 3 de julio de 1973 se inauguró la ESBEC “X Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes”, también por el Comandante en Jefe, quien en esa ocasión estuvo acompañado por la luchadora norteamericana Angela Davis y numerosos delegados latinoamericanos al Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes a celebrarse en la otrora República Democrática Alemana.

La primera proeza productiva de la joven entidad no se hizo esperar. El 17 de diciembre de 1977, se arribó al primer millón de quintales de cítricos (46 mil 566 toneladas); el día 20 de ese propio mes Fidel visitó la Empresa para festejar aquel primer gran éxito con los estudiantes, trabajadores y directivos, responsables del 70 por ciento de lo cosechado.

El 8 de septiembre de 1977 se inauguró la emisora estudiantil Radio Victoria de Girón por iniciativa de los Comandantes Fidel Castro y Félix Duque, con el fin de divulgar las actividades productivas y educacionales del naciente plan de Escuelas Secundarias Básicas en el Campo.

Su ubicación inicial fue en un local aledaño al Instituto Politécnico “César Escalante”, fue inaugurada por Nivaldo Herrera, entonces presidente del ICRT. A inicios de la década del 90, se le trasladó a Jagüey Grande convirtiéndose en emisora municipal en un local adaptado.

Durante el 2019, se acometió un proceso inversionista que ha permitido una ampliación y modernización de esta importante emisora local.

El advenimiento del período especial debido al abrupto desplome del campo socialista iniciado desde 1989, trajo consigo la desaparición del mercado para los cítricos cubanos, así como un corte en el suministro de los insumos necesarios para el cultivo y la industria.

Desde inicios de 1992, cuatro mil soldados del Ejército Juvenil del Trabajo y un cuerpo de oficiales, no sólo entrenados para batallas militares, sino también para victorias económicas, asumieron el gran desafío de salvar la citricultura de Jagüey Grande paralelamente a una asociación con capital extranjero que ya comenzaba a perfilarse. El Grupo BM, de Israel, se mantuvo en Jagüey hasta el año 2010 en que cesó el convenio con la citricultura del territorio a raíz de lineamientos emanados del VI Congreso del Partido.

A la primera proeza productiva de 1977, sucedieron otras hasta que el 12 de junio del 2001, se implantó un nuevo récord de producción al cosecharse medio millón de toneladas de cítricos.

En octubre del 2002, la entidad recibió la aprobación para implantar el Perfeccionamiento Empresarial, atendiendo a un ambicioso programa de diversificación productiva e industrial emprendido desde inicios del decenio del 90, que además de los cítricos, contempló la producción de otros frutales tropicales como mango, guayaba, aguacate y frutabomba; ganadería, producción de hortalizas en instalaciones protegidas, con lo cual también amplió su objeto social y el espectro comercial y financiero de su quehacer productivo. Partiendo de lo anterior, desde el año 2012 la entidad pasó a llamarse Empresa Agroindustrial “Victoria de Girón”.

Tal y como vaticinara Duque, desde los años 90, una segunda y más recientemente, una tercera generación de jóvenes citricultores y científicos se ha encargado y se encarga, en condiciones muy difíciles, de dar continuidad al trabajo de la generación pionera.

Los retos actuales son de una naturaleza totalmente distinta, marcados por una situación financiera, climatológica y fitosanitaria internacional extremadamente compleja e incierta, pero aun así perseveran y se crecen ante las dificultades.

Los citricultores de Jagüey Grande ya son parte de esa cabalgata que Fidel encabeza victorioso, ratifican día a día su compromiso de contribuir al perfeccionamiento del modelo económico cubano, de lograr un Socialismo próspero y sostenible, y continuar vibrando, desde esta Sierra Maestra Agroindustrial con el rubí, las cinco franjas y la estrella; así responden al reclamo del gobierno cubano de ser continuidad y “pensar como país”.

Una obra que merece mención en este recuento fue la construcción de la Plaza de la Victoria, conocida comúnmente por el Anfiteatro de Jagüey Grande, obra que comenzó el 13 de enero de 1969 por el Batallón “19 de abril” y concluyó el 20 de mayo de 1969, sólo cinco meses de construcción. Según su proyectista el arquitecto español Sr. Galle, este lugar es el quinto de su clase en el mundo, pues antes que él se edificaron dos en España, uno en Francia y otro en Argentina.

Paralelo al desarrollo de la citricultura, los jagüeyenses continuaron escribiendo su historia con pasos seguros y el 11 de septiembre de 1973, se creó la Brigada de Instructores de Arte “XX Aniversario del Moncada”, hecho cultural más importante del municipio; se mantuvo activa hasta el advenimiento del período especial en 1991.

“He llegado a un lugar feliz” *

A mediados de 1976 Cuba presentó ante el CAME el Programa de Cítricos que contemplaba el suministro de naranjas, toronjas, mandarinas y limones a los, en aquel momento, países socialistas.

Se abría así una nueva era en la historia y comercialización de los cítricos cubanos no limitada únicamente a la fruta fresca, sino también a los productos industrializados y derivados.

De las 16 visitas del líder histórico de la Revolución Cubana a Jagüey Grande después de 1959 once fueron por motivos citrícolas. Una de ellas, tal vez la más trascendental, ocurrió el 25 de junio de 1976.

Justo un mes antes, la sede de la Dirección de la Empresa en la finca San José, conocida comúnmente por el Puesto de Mando, quedó cercada con malla “perle” como parte de los preparativos para recibir a los delegados a la 44 Reunión del CAME que visitaron la entidad el 26 de ese mes.

Duque los recibió en el salón de reuniones e hizo una pormenorizada explicación del proyecto en curso y sus perspectivas. Recorrieron algunas plantaciones de la Granja 1 y la Escuela Secundaria Básica en El Campo (ESBEC) Primer Congreso.

Como parte del programa de viviendas concebido por Fidel para eliminar bateyes y otros asentamientos en el territorio de la empresa, días antes de la visita se trasladaron hacia sus nuevas moradas en Torriente y Jagüey los vecinos de la finca Chacón, muy próxima a la nueva sede de la dirección de la entidad.

Muy pocos conocían de la posible visita del Comandante y al fin llegó el día, fue un miércoles. Algunos lo esperaban en un helicóptero, pero entró por carretera. Al bajarse del “jeep” que lo traía saludó a los presentes, no eran muchos; Duque salió a su encuentro y lo saludó como de costumbre. Fidel le puso su mano en el hombro y dijo: “He llegado a un lugar feliz”.

¿Por qué esa frase?

Porque Duque, fiel discípulo de Fidel, cumplía al pie de la letra sus orientaciones con una gran disciplina tecnológica, lo cual Fidel había apreciado con creces en sus visitas anteriores. En esa frase el Comandante expresó el orgullo, la admiración, el respeto y el reconocimiento por los que crean, por los que aman y sueñan, por los que salvaguardan y construyen.

Ese lugar feliz era su empresa, el fruto de su iniciativa, aquella que en junio de 1967 puso en manos de Félix Duque al decirle: “Aquí tienes combate nuevo para largo rato”.

El 14 de junio se cumplen 54 años de citricultura revolucionaria. ¿Qué mejor homenaje pudiera dar el pueblo jagüeyense, y en particular la Empresa Agroindustrial Victoria de Girón, a esos dos Comandantes que no sea el de garantizar la continuidad multiplicada de esta obra productiva y científica? ¡Hagamos nuestro ese homenaje, continuemos adelante con pasos firmes inspirados también en los principios de “ser continuidad” y “pensar como país”.

Artículo elaborado por Horacio Mederos/ Radio Victoria de Girón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha *

Mostrar Botones
Ocultar Botones