14 de junio de 2024

Radio 26 – Matanzas, Cuba

Emisora provincial de Matanzas, Cuba, La Radio de tu Corazón

Se abrieron las puertas de la casa social de la UNEAC en Matanzas

Desde hace un lustro, la Casa Social de los Escritores y Artistas en Matanzas se distingue como uno de los focos culturales más atractivos de la ciudad.


¿Cómo arriba la vanguardia artística matancera al X Congreso de la UNEAC?
“Trascendente es que llega en un momento de mayor unidad y eso satisface. Se aprecia una madurez en el sentido de pertenencia a la UNEAC, el cual nos hace sentir que logramos fomentar el intercambio en ideas comunes, ambiciosas, notables, que representan las paredes de nuestra Casa Social y más allá de esta”, expresó José Manuel Espino, presidente de la UNEAC en Matanzas en entrevista para este medio.

“Y eso se refleja en una proyección más humanista. Se han vivido momentos muy difíciles y eso nos ha fortalecido, nos ha curtido en el arte, al saber valorar, como nunca antes, lo que representa la cultura para la nación”.

Desde hace un lustro, la Casa Social de los Escritores y Artistas en Matanzas se distingue como uno de los focos culturales más atractivos de la ciudad.

Los espacios artístico-literarios se han incrementado en las diversas manifestaciones, con una frecuencia mensual armónica, a lo cual se suman exposiciones, eventos de connotación nacional y puntos de encuentro entre los intelectuales.

Poseen el toque brillante de estar animados por personalidades ilustres. Los propios miembros de la presidencia provincial son sus principales promotores, encabezados por el laureado escritor Espino Ortega, ratificado en su cargo de Presidente, en este último proceso eleccionario, previo al X Congreso de la UNEAC.

Y no es fortuito ese reconocimiento. No existe proyecto, concurso o convite, ideado por las asociaciones que no sea respaldado por la institución; entre estos destacan las populares tertulias De la Matanceridad, los literarios Café Mezclao, La guillotina, El libro inédito, Memoria Viva dedicada a la danza; así como las peñas TéConté, El Maíz Regado, El Concierto, La rumba soy yo y La tarde de Jazz.

A este dinámico acontecer se añade la atención sistemática a los veteranos y enfermos, el seguimiento a la labor de los comités municipales de Cárdenas y Colón; la interrelación con las entidades culturales; y un vínculo concreto con las autoridades de la provincia, en diálogo continuo y abierto del ejecutivo con el Partido y el Gobierno, al cual están invitadas personalidades del territorio.

La entrevista fluye entonces como acto natural, pues necesitamos conocer, cómo este multipremiado autor, a quien Matanzas dedicó por sus triunfos la Feria Internacional del Libro 2024 y alcanzó con el poemario antológico “Rosa de los vientos”, el Premio del Lector “Al Libro Más Vendido” durante esa fiesta, mantiene en alza su condición de líder de la intelectualidad artística matancera.

¿Cuáles son sus proyecciones ante lo continuo de su responsabilidad?

“La reelección significa un compromiso superior; inicialmente uno tiene sueños, pero, ya a estas alturas, dominan las prioridades y este período devendrá enlace para llevar a la UNEAC matancera hacia una nueva dimensión en el trabajo, sobre todo, comunitario.

“Lo primero fue fortalecer su desempeño como Casa Social; ahora tenemos la necesidad de expandirnos en espacios más libres y espontáneos para compartir el arte de la vanguardia artística en todo aquel lugar que necesite de una transformación desde la cultura”.

En su criterio, ¿a qué retos se enfrentan los creadores?

“El reto mayor es la lucha contra la mediocridad, contra las personas que lucran desde el arte, con quienes ven la cultura como un fetiche o un acto mercantilista y empobrecen la posibilidad que otorga el arte de convertirnos en mejores humanos.

“No debemos permitir que nuestros espacios lo ocupen aquellos que quieren vivir a costa del arte y no vivir para el arte, cuyo sentido es emocionar y festejar desde el alma como esencia que mueve a los artistas verdaderos”.

Estas ideas desembocan en la premisa que enarbola el X Congreso de la UNEAC, al proclamar: “La cultura es la Patria”.

“Nuestros mayores pensadores vieron la Patria a partir de la cultura; desde José Martí y los mambises, no imaginamos una conquista que no vaya acompañada del espíritu cultural.

“Todo lo que nos hemos propuesto, sería inútil, si no estuviéramos acompañados de esa llama ardiente que han sido el arte y sus creadores, al servicio de un país, que nombramos Patria, con un amor inmenso.

“Y su construcción surge de nuestra música, nuestra poesía, nuestros lienzos, nuestro teatro, en un compromiso mayor por ver a un país esplender y esto se alcanza con la visión de Patria que hemos venerado desde la cultura”.

Ante mí, observo a un José Manuel Espino, impecable; un hombre maduro, con clara oratoria y serios gestos, a quien, sin embargo, el fulgor de sus ojos deja escapar los destellos de picardía juvenil que le caracterizan, porque es, sin dudas, un eficaz líder, sin dejar de ser un extraordinario escritor, con múltiples premios en la literatura, preferente la concebida para los pequeños (son famosos sus ovillejos); una persona conocida por su buen humor y templanza.

¿Cómo combina ambas exigencias?, le pregunto.

“Realmente, no existe mucha combinación. Cada día me resulta más difícil sentarme a escribir un libro; pero tengo la recompensa de cumplir las expectativas de otros creadores que quieren realizar sus obras. Eso es dirigir la UNEAC. Ser menos egoísta en la concepción de cómo enfocar esta etapa de la vida.

“Claro, siempre hay quien me encarga un texto, otro me pide dos o tres poemas, hago lecturas de mis obras en diversos escenarios, incluso me obligo a improvisar, cuando dirijo la Peña El Maíz Regado con varios colegas y vamos por las escuelas, las plazas de la ciudad o reunimos a los niños, aquí, en la Casa Social y armamos un divertimento colosal”

José Manuel Espino Ortega, el Presidente de la Filial de la UNEAC, por cinco años más, reelegido por la gran mayoría de los afiliados, se erige como un bastión de la cultura, tanto en su papel importantísimo como dirigente de los escritores y artistas yumurinos como en su rol espléndido de creador de fantasías y rimas divertidas para nuestra infancia.

Todos aprecian en su quehacer, junto a Leo Ernesto García Ramos, vicepresidente primero, y los vicepresidentes Alfonsito Llorens y Leymen Pérez, más los ejecutivos de las asociaciones y su equipo de labor en la casona de la calle Milanés, un estímulo para impulsar los sueños en esta bella Cuba, en esta, nuestra adorada Patria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *