25 de mayo de 2024

Radio 26 – Matanzas, Cuba

Emisora provincial de Matanzas, Cuba, La Radio de tu Corazón

En picada y sin remedio

Desde el anuncio del calendario en la 62 Serie Nacional de Béisbol, muchas opiniones giraban alrededor de los cinco partidos consecutivos, una decisión colegiada, pero que, a la postre, generaría consecuencias directas en el rendimiento

   

Desde el anuncio del calendario en la 62 Serie Nacional de Béisbol, muchas opiniones giraban alrededor del nuevo formato de cinco partidos consecutivos, una decisión colegiada con directores de equipo, pero que, a la postre, generaría una cadena de consecuencias directas en el rendimiento y, por ende, en la ya deteriorada calidad del torneo.

Las razones esgrimidas para tal decisión giraban en torno a los juegos multideportivos que se avecinan y el aseguramiento de la participación cubana en ese deporte.

A estas alturas del campeonato, numerosos son los juegos de amplio carreraje, en jornadas de más de un centenar de anotaciones, donde el pitcheo luce endeble y por tanto los juegos son poco atractivos.

Solo hay que presenciar alguna que otra transmisión televisiva para entristecer viendo estadios prácticamente vacíos, aún en duelos de equipos bien posicionados y con un buen desempeño.

Las pocas ofertas gastronómicas en las instalaciones atentan también contra el espectáculo y el interés popular, así como resulta inadmisible que algunas emisoras prescindan de la transmisión de los encuentros sin una justificación sólida para tal despropósito.

Casi ningún conjunto, por no pecar de absolutismo, cuenta con más de tres abridores de calidad, por lo que, al avanzar el compromiso particular, se nota el descenso en ese departamento. Como consecuencia, saltan del box tempranamente, obligando a los relevistas a realizar funciones extras que no salen bien en múltiples ocasiones.

A ese fenómeno se suman las constantes bajas por distintos motivos de hombres importantes y la poca estimulación material que existe para retener el interés en los atletas.

Eso conlleva a que en la mayoría de las nóminas predominen los jóvenes con poca experiencia, aunque el talento les sobre. Cabe recordar los pocos torneos domésticos que se realizan en las categorías menores, una tendencia a la cual ya se sumó, lamentablemente, el Sub-23, la antesala que termina de redondear desde el punto de vista técnico a los peloteros para su pase al mayor espectáculo deportivo en nuestro país.

Agotadoras son estas jornadas con un doble juego intercalado bajo el inclemente sol caribeño y la sensación térmica que llega a rozar los 35 o 36 grados.

Los preparadores físicos y demás entrenadores revisan constantemente las cargas de los atletas de forma individual, y tratan por todos los medios de cumplir medianamente la correlación trabajo-descanso, para mantener un equilibrio en el rendimiento.

Esa es la estrategia que se lleva a cabo en el conjunto matancero, uno de los que más estabilidad ha mostrado en el certamen y que, al cierre de este trabajo, se ubica en la primera posición de la tabla con 24 ganados, 16 perdidos y juegan para un promedio de .600.

Los Cocodrilos son segundos en bateo con un average de .333, con Ariel Sánchez como líder en ese casillero con .428 de promedio ofensivo. En colectivo lideran las conexiones de hit con 451 y son segundos en OBP con .410.

Hombres como Aníbal Medina y Yariel Duque también sobresalen con el madero y resultan oportunos en el cajón de bateo, aportando a la producción de anotaciones.

En la lomita de los suspiros se destacan jóvenes como Naikel Cruz, que ya se ha convertido en carta segura en el staff, y Naikis Piedra, quien comienza a resolver el problema del control y mantiene una velocidad de más de 90 millas.

También Renner Rivero es uno de los más destacados, manteniendo un PCL de los mejores de la competencia con 2.51, así  como Dennis Quesada, que ha tomado protagonismo en esta oportunidad.

Son lanzadores talentosos con un gran futuro y que de la mano de los entrenadores han logrado pulir las deficiencias y madurar en los momentos que más necesita el equipo.

Con este estado de forma que luce el conjunto rojo y con la pesadilla en los últimos play off (léase Granma), fuera del cuadro de una futura remontada y en el fondo de la tabla, no es descabellado pensar en una corona para los reyes del pantano. Ese es el único objetivo posible y la mayor aspiración de un colectivo que lo tiene todo para soñar este campeonato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *