14 de junio de 2024

Radio 26 – Matanzas, Cuba

Emisora provincial de Matanzas, Cuba, La Radio de tu Corazón

Júbilo en el pantano matancero

Serenidad, intuición y confianza en sus hombres son premisas imprescindibles para aspirar a la victoria, cualesquiera que sean las circunstancias. Ayer, el timonel matancero, Armando Ferrer, mostró esas cualidades, y lo que parecía una masacre de cocodrilos, terminó en júbilo en el pantano. 

Serenidad, intuición y confianza en sus hombres son premisas imprescindibles para aspirar a la victoria, cualesquiera que sean las circunstancias. Ayer, el timonel matancero, Armando Ferrer, mostró esas cualidades, y lo que parecía una masacre de cocodrilos, terminó en júbilo en el pantano.

En la misma primera entrada, Sancti Spíritus le marcó cuatro carreras, con cuatro jits, tres de ellos jonrones, de manera consecutiva; en el segundo, pegaron dos cohetes más, y anotaron otra. Todo ese castigo lo recibió el abridor Noelvis Entenza, pero Ferrer lo mantuvo en la lomita, y después de la tempestad, vino el buen tiempo.

El director confió, no se apuró en traer al bullpen fuera de su tiempo, y Entenza, uno de los peloteros de más entereza y combatividad, lanzó hasta el octavo, con solo otros tres imparables permitidos, ponchó a dos y regaló tres boletos, sin que le pisaran más el home. Sus compañeros, apuntalados por el repunte de su pitcher, fueron descontando y se metieron en el partido hasta empatar. Desde el noveno hasta el inning 11, Armando Dueñas fue casi perfecto: nueve hombres enfrentados, un jit, dos retirados por la vía de los strikes y sin boletos.

El triunfo les permitió a los matanceros entrar en zona de clasificación, empatados con Santiago de Cuba, víctima no de los maderos de los Leñadores, sino de una impenetrable combinación desde el montículo de Yadier Zamora (aceptó dos indiscutibles en cinco completos) y Alexis Batista (tres en cuatro).

Industriales y Artemisa dieron un juego muy cerrado, y también muy boleado, pues cada cuerpo de serpentineros regaló ocho transferencias. Las palmas para el gigantón Leonardo Ocle, ganador del choque, con un escón de ponches con las bases llenas en el décimo, y para el pelotero insignia de los Cazadores, Dayán García, quien, limitado por una lesión, llegó para impulsar la de la victoria, con jit al derecho.

Los pinareños se fumaron hasta la corona a los Piratas, con siete de extrabases, tres de ellos cuadrangulares, y son ya los que más batean en la 63 Serie Nacional, con 334, y los que más pelotas botan, con 58, únicos por encima de 55. Así Pinar del Río se reafirmó en la cima del torneo que jamás ha abandonado el aroma a tabaco.

En la victoria holguinera sobre Camagüey, se desbordó Yordan Manduley, con tarde perfecta de 4-4; y cuando Granma no batea no gana, eso le pasó ayer frente a Guantánamo, en el Mártires de Barbados. Solo pegó seis incogibles a un pitcheo que lanza para 5,69 carreras limpias por juego, solo mejor que el de Matanzas (6,85) y el de la Isla de la Juventud (7,57), ambos exageradamente deficientes.

 

ANOTACIÓN POR ENTRADAS

Victoria de Girón C H E
MTZ 111 000 011 02 7 14 1
SSP 410 000 000 5 10 0
G: A. Dueñas (3-2) P: Y. Mauris (0-3). Jrs: F. Cepeda, A. Varona y D. Barroso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *