Otorgan Premio White 2022 a Bruno Villalonga y La Bella Cubana a Marta Valdés

La XXIII edición de la gala de otorgamiento del Premio White y del Premio Especial La Bella Cubana devino demostración de arte y sensibilidad hacia los galardonados este año por la Asociación de Música de la filial de la UNEAC en Matanzas y homenaje a los aniversarios 50 del Movimiento de la Nueva Trova y 70 de los Muñequitos de Matanzas.

El jurado, presidido por el maestro José Antonio Méndez, la musicóloga María Victoria Oliver y el guitarrista y compositor Raúl Valdés decidió conferir el Premio White, por la obra de la vida, al trombonista, director de orquesta y profesor Bruno Villalonga Millares.

El destacado instrumentista, actual director de la Orquesta Casino Bellamar, se formó bajo la égida de Rafael Somavilla y fue fundador del célebre grupo Yaguarimú e integrante de la Riverside, con más de 40 años en el universo musical cubano y numerosas giras nacionales e internacionales.

Uno de sus méritos magisteriales ha sido de la creación de la Orquesta Swing Cubano, integrada por niños y jóvenes músicos desde hace casi una década, como continuantes del jazz cubano.

El Premio Especial La Bella Cubana se le concedió a la estelar compositora Marta Valdés. Defensora de la cancionística cubana y de géneros tan importantes como el filin y el bolero, está considerada como una de las intérpretes y guitarristas más cercanas a Matanzas, su historia cultural y tradiciones.

Destacan en su obra el danzón “Al octavo día” y las antológicas canciones “José Jacinto” y “Estampa matancera”, exquisitas melodías enlazadas a una sensible inspiración lírica. La autora ha calificado a la urbe yumurina como “la ciudad que le faltaba al mundo”.

Las distinciones fueron entregadas por José Manuel Espino, presidente de la UNEAC matancera y Luis Llaguno, presidente de la Asociación de Música. La de Marta, quien no pudo acudir a esta cita, le será entregada en su residencia en La Habana.

Una gala a la altura de la Altura de la Atenas de Cuba 

La velada, con escenario en la sala de conciertos José White, rindió deferencia también a Ildefonso Acosta y Pablo Milanés y estuvo estructurada en tres momentos, bajo la dirección musical de Llaguno, la artística de Yariel Durán, general de Alfonso Llorens y con la conducción de Oliverio Aballí.

En el primero actuó la Camerata de Cuerdas con las obras “Tres danzas”, de Ignacio Cervantes y “Hasta Alicia baila”, de Eduardo Martín; el compositor Orlando Pérez Casuso interpretó el bello tema “Un bolero” y a seguidas se escuchó en el auditorio la famosa canción “Palabras”, de Marta Valdés en la voz de Olga Muñoz, acompañada al piano por la maestra Hilda Elvira Santiago con la participación de la bailarina y coreógrafa Liliam Padrón.

El segundo segmento estuvo a cargo de Los Muñequitos de Matanzas que hicieron vibrar al público con la fuerza de su rumba. Recibió reconocimientos su director Diosdado Ramos, en ocasión de su aniversario 70, de manos de Osbel Marrero, director provincial de Cultura y de otras instituciones.

Dedicado a la Nueva Trova, el tercer momento resultó especial. Fue enaltecida la labor de Luis Llaguno al frente del grupo Nuestra América, desde los inicios hace cinco décadas del entrañable movimiento, y entonces ocurrió que se sumaron al espectáculo la prestigiosa agrupación más los cantantes Carmen Lidia Maden, Casuso, Llorens, Tony Ávila y Rey Pantoja, para brindar tanto sus obras como recordar las canciones, devenidas himnos eternos, de Pablito Milanés.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha *