Las mujeres mueven montañas

Las mujeres mueven montañas es el tema para la celebración, este 11 de diciembre, del Día Internacional de las Montañas, una oportunidad para crear conciencia sobre las posibilidades que tienen al participar de manera activa en la toma de decisiones y el control de los recursos productivos en esos ecosistemas.

Conscientes de estas fortalezas, en Cuba se han establecido programas que puntualizan los aspectos más apremiantes de la vida social y económica en las zonas del lomerío, como el Plan Turquino, que se concentran en el oriente (el mayor conglomerado), centro y occidente del país.

Importantes producciones como café, cacao y coco, que constituyen, en gran parte, fuentes de exportación tienen en ellos sus escenarios principales, donde se obtienen algunos de esos productos con más calidad que los cultivados en las llanuras.

Lea también: Empoderan a mujeres en regiones montañosas de Cuba (+Fotos)

La difícil situación económica que atraviesa el país ha propulsado la emigración de los montañeses a zonas urbanas, en busca de mejores condiciones de vida, mas en igualdad de condiciones conviven hombres y mujeres para mantener el equilibrio económico de esas regiones, así como la explotación de importantes especies de interés productivo.

El Plan Turquino encaminado al desarrollo integral y sostenible de las zonas montañosas y de difícil acceso, conjugan los requerimientos productivos con el desarrollo social, la conservación de la naturaleza, integrando en sus acciones a los organismos e instituciones involucrados en ese proceso.

Desarrollo social y cultural, la elevación de las condiciones de vida y el fortalecimiento de las comunidades funcionan como vías para alcanzar las metas económicas y ambientales.

Programas como los dirigidos por la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) y la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) con las brigadas FMC-ANAP, cursos de capacitación y el empoderamiento de las féminas impulsan su participación en el quehacer de las comunidades.

En esos entornos, la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) concede un lugar primordial a las mujeres, quienes por su capacidad de organizar, laboriosidad y voluntad ante la adversidad desempeñan el rol en las nuevas concepciones de la producción de alimentos en armonía con la naturaleza.

En la combinación mujeres-montañas la FAO considera que: las mujeres son clave para la conservación de la biodiversidad, el agua y la seguridad alimentaria.

Las montañas albergan aproximadamente la mitad de la reserva de la diversidad biológica del mundo y el 30 % de las zonas clave de biodiversidad.

De las 20 especies de plantas que aportan el 80 % de los alimentos en el orbe, seis se han originado y diversificado en las montañas: el maíz, la papa, la cebada, el sorgo, los tomates y las manzanas.

Las montañas aportan el 60-80 % del agua dulce en el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha *