Bayamesa y sus múltiples lecturas en Matanzas

Con la inauguración de Bayamesa, pieza número 22 del Museo de las esculturas en Madera de la Dramaturgia Cubana, de Adam Rodríguez Falcón inspirada en la obra homónima de Abel González Melo, inició la tarde del lunes en la Casa de la Memoria.

 

“Es un honor ver esta escultura en esta Casa donde afloran nombres extraordinarios por doquier, sobre todo, conceptos maravillosos de Adam Rodríguez, quien además de un excelente diseñador es un estupendo conceptualista y para mí el arte tiene mucho que ver con ejecutar un concepto de manera hermosa.

“Me gustan mucho los planos, me gusta la mezcla de lo tierno con lo complejo. Es una obra que habla también de estar asido y de poder volar”.

Durante el encuentro el dramaturgo y ensayista ofreció un conversatorio en el que se refirió, entre otros temas, a cómo surgió Bayamesa, réquiem por María Luisa Milanés, los caminos por los cuales la obra, merecedora del premio Casa de las Américas en el año 2020, se instituye homenaje a la poeta que, negada a mantenerse bajo la estela patriarcal que dominaba a las mujeres y las sumía en el silencio en el siglo 19, se quitó la vida.

“Dialogamos sobre el teatro, la literatura, de lo que significa hacer teatro hoy en día en Cuba, sobre lo que significa tratar la memoria patrimonial de la isla, rescatarla y abogar por que un pedazo de lo que hemos sido pueda quedar conceptualizado, reconocido, vivido, habitado en la actualidad en una obra hermosísima como las obras matéricas que hay aquí, pero también en otras inmateriales que tienen que ver con lo humano, con lo efímero de la vida humana que son las del arte escénico, tan difíciles de salvaguardar más allá de los libros, de los bocetos”.

La jornada sirvió también para inaugurar la muestra 45 años de vida artística de Pedro Vera, con carteles, programas, fotos, recortes de periódico y documentos sobre la trayectoria del director de Teatro D’ ´Sur.

Asimismo, se presentó el libro Bayamesa, réquiem por María Luisa Milanés, por la crítica e investigadora teatral, editora y profesora Vivian Martínez Tabares quien sumó a González Melo a la ya consolidada tradición dramatúrgica cubana dedicada a abordar desde la ficción pasajes de la vida de personalidades reconocidas de la vida y la cultura cubana.

“Quiero llamar la atención sobre la calidad literaria de esta obra como literatura dramática, la riqueza de la palabra y de la construcción de la trama, por un escritor para la escena.

“El grabado de la cubierta, Muchacha con flor, de Nelson Domínguez, anticipa el sino trágico del personaje principal: la poeta feminista nacida en julio de 1893 en Bayamo.

“Abel González Melo se sumerge en una investigación histórica a través de abundantes documentos, testimonios, datos y fechas para construir una ficción documental que lo lleva a hurgar en las razones por las cuales una muchacha tocada por la gracia de la poesía decide quitarse la vida y cómo un alma sensible es aniquilada por un medio hostil”.

González Melo, autor de obras como Chamaco y Talco, agradeció por la oportunidad de volver a Matanzas.
“Siempre es un placer volver a Matanzas, una ciudad tan querida, la cuna de la poesía y del teatro de esta isla, donde tengo afectos y personas muy cercanas, donde he aprendido tanto de las ilustres personalidades que han nacido acá y que están en distintas parte de Cuba y el mundo. Aquí nacieron grandísimos poetas, dramaturgos, escritores, artistas”.

El dramaturgo cubano contemporáneo más representado en el mundo, expresó también lo que significó para él visitar la Casa de la Memoria Escénica. “Desde aquí lo que estamos haciendo es tratar de recobrar, como es la voluntad de muchos dramaturgos cubanos, la memoria y que no perdamos la grandeza que hemos sido como nación mixta, intercultural, asaeteada por tan distintas tradiciones.

“Nos debemos al propósito de que esa grandeza permanezca en nuestras esencias y en las personas para las que tenemos la responsabilidad de crear ilusión, belleza, conocimiento y espiritualidad en el futuro que son nuestros hijos”.

La versión escénica de Bayamesa será llevada a las tablas del teatro Sauto los día 21 y 22 de enero, a las 8 y 30 de la noche, en versión de Yailín Coppola, por Argos Teatro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha *