25 de mayo de 2024

Radio 26 – Matanzas, Cuba

Emisora provincial de Matanzas, Cuba, La Radio de tu Corazón

Guillermón

128 años después, Guillermón sigue vivo. Su Santiago natal, continuador de su estirpe, lo heredó en un honroso cuartel, un cuartel de victorias, cuna de héroes y puente entre los mambises de Martí y de Fidel
Guillermón

Guillermón

Fecunda refulge la Historia de Cuba con el sinnúmero de héroes que la componen. Claro ejemplo de ello es el legendario José Guillermo Moncada Veranes, o simplemente Guillermón Moncada. Reconocido por su destreza machete en mano, este victorioso combatiente de nuestras primeras tres guerras independentistas, nació el 25 de junio de 1841 en Santiago de Cuba y solo bastaron su fuerza, determinación y entereza para pertrechar de prestigio toda revuelta mambisa que integrase.

No es sorpresa que, a un mes de iniciada la gesta por Carlos Manuel de Céspedes y con solo 27 años, abrazara la causa libertaria nacional bajo las órdenes de Donato Mármol, solo para que durante su periplo victorioso, territorios como Loma de Sevilla, El Salado, Jarahueca, La Curia, Ti Arriba, Bijagual, Manzanillo, la Llanada de Juan Mulato y San Ulpiano, entre muchos otros, atestiguaran el efluvio patrio de su temple y el creciente valor militar de su presencia en la manigua.

El talento que destellaba en cada batalla lo llevó de sargento hasta general de brigada en el ilustre marzo de 1878, el mes en que la Patria contemplaría orgullosa su reluctante clamor junto al Titán de Bronce hacia el bochornoso Pacto que en jornadas previas el ibérico Arsenio Martínez Campos había presentado para turbar el anhelo revolucionario de la mayor de las Antillas.

La Guerra Chiquita fue escenario también para sus andanzas libertarias y, tras ser designado por Calixto García como jefe de las fuerzas centrales y sureñas de la provincia de Oriente y librar algunas batallas menores, la represión española arremetió contra su persona y sufrió presidio en Islas Baleares y, aunque libre nuevamente, al continuar materializando sus labores insurrectas fue condenado otra vez a prisión en el cuartel santiaguero Reina Mercedes.

Desafortunadamente las precarias condiciones de las cárceles españolas mellaron su salud y una voraz tuberculosis acabó arrebatando su vida el 5 de abril de 1895, justo cuando la Guerra Necesaria preparada por el Apóstol se hallaba en plena alborada.

128 años después, Guillermón sigue vivo. Su Santiago natal, continuador de su estirpe, lo heredó en un honroso cuartel, un cuartel de victorias, cuna de héroes y puente entre los mambises de Martí y de Fidel. Su Santiago natal, ese replicado en toda una Isla de fuertes, espira su esencia infinita y en Moncada, más que presente, resplandece el pueblo de Cuba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *