25 de mayo de 2024

Radio 26 – Matanzas, Cuba

Emisora provincial de Matanzas, Cuba, La Radio de tu Corazón

Hotel Club Tropical: donde surgen lazos imperecederos

Recientemente el hotel Club Tropical recibió el premio Travellers’ Choice, distinción que refleja las experiencias reales de viajeros de todo el mundo, quienes comparten sus opiniones y vivencias.

Es un sábado caluroso con un cielo azul intenso que se refleja en las cristalinas aguas de la playa más famosa de Cuba: Varadero. A pocos metros de la franja de arena blanca se erige un hotel con casi todas sus capacidades cubiertas. Así permanece durante la mayor parte del año, cualquiera que sea la temporada que transcurra.

Es que todos desean vivir su experiencia en el Club Tropical, una institución signada por el buen trato y la excelencia en los servicios, aspectos que mucho agradecen los clientes que apuestan por esa instalación, quienes deciden regresar, aumentando los índices de repitencia.

hotel

Incluso en la plataforma de viaje Tripadvisor se pueden leer, además de las favorables opiniones, reclamos de clientes a los que a veces se les dificulta reservar, ante la gran demanda por interactuar con un colectivo que asume como un arte exquisito el trato a los huéspedes.

Junto a la gastronomía y el esmero en la atención, el Club Tropical se caracteriza por el buen gusto de sus propuestas culturales. Por ello, en la cálida tarde sabatina, cuando muchos optan por pasar un rato en la piscina, desde un escenario próximo un joven interpreta magistralmente el violín.

Mientras las personas reposan en las tumbonas o se refugian del intenso calor en la refrescante alberca, desde el instrumento de cuerda se escucha una melodía agradable que dota al entorno de un ambiente acogedor.

El joven Arly Concepción Díaz siente como si se encontrara en el más encumbrado de los escenarios. Cierra los ojos para sentir cada nota que emerge de las cuerdas cuando el arco las acaricia.

Aunque al parecer los bañistas permanecen inmersos en la distensión y laxitud que propicia la tarde, son conscientes del talento que se desborda en cada interpretación y se adueña del entorno. Más de uno se aproxima al músico para detener el instante en sus celulares. Saben que asisten a un momento sublime.

También lo reconoce el personal del hotel, quienes no solo se desviven por agasajar a sus clientes, también a cada trabajador que entrega lo mejor de sí. Por ello, acordaron en el Consejo de Dirección extender un reconocimiento al joven violinista y a su hermana Yanela, músico como él, y que desde el piano también ameniza la estancia de los vacacionistas.

Semejante labor artística le valió al dueto familiar el reconocimiento de Talento Ilustre del Club Tropical, condición que se confiere a quienes se distinguen por sus inigualables aportes artísticos en favor de proporcionar una estadía acogedora a los visitantes.

Para muestra de las buenas vibras que encierra el recinto, el reconocimiento fue entregado por el Gerente Bárbaro Díaz y por una turista canadiense que ha regresado 114 veces a lo largo de varias décadas.

Justo en las aguas transparentes próximas a la edificación, depositó el pasado año las cenizas de su esposo, quien le acompañara en incontables ocasiones. Por eso, más que una turista, asegura sentirse como un integrante más de la gran familia que conforma el colectivo de la institución.

Pero la historia de Anne no es un caso aislado. Fernand Ti-Fern Landry también quedó prendado de la atmósfera acogedora que reina en el hotel. De ese vínculo especial con Cuba, país del que se ha enamorado, surgió la idea de tatuarse la frase “I love Cuba”, que muestra con orgullo, y donde sobresalen un corazón y una bandera cubana.

Ese lazo imperecedero le conmina a traer en cada visita 100 libras de donativos para instituciones sociales de comunidades cercanas al balneario. Asegura con total resolución que más temprano que tarde se radicará en Cuba definitivamente.

Y quizá sea ese de los tantos misterios que uno encuentra en este hotel, se caracteriza por el trato tan afable de gente dispuesta a entregar tanto, a pesar de las dificultades. Y es ese cariño sincero del que no siempre se escribe en los manuales de hostelería el que se respira en cada área de la instalación.

Por cada nuevo cliente que llega lleno de expectativas, y los tantos que regresan por enésima vez, incluso aquellos que decidieron descansar en sus orillas después de su partida física para permanecer por toda la eternidad, el colectivo se sabe recompensado. Tal vez esto es el más importante de los premios que prestigian al hotel Club Tropical.

  • Arnaldo Mirabal/ Girón 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *