15 de julio de 2024

Radio 26 – Matanzas, Cuba

Emisora provincial de Matanzas, Cuba, La Radio de tu Corazón

Un quebranto a la voluntad del pueblo cubano 

Justamente este 16 de febrero se cumplieron 121 años de que el entonces presidente de la Isla Tomás Estrada Palma cediera los terrenos de Caimanera al gobierno imperialista norteamericano para crear la ilegal Base Naval de Guantánamo, un área de 117,6 kilómetros cuadrados que aún permanece ocupada en contra de la voluntad del pueblo cubano.

Más de un siglo de un “Acuerdo” que quebranta la voluntad del pueblo cubano 

Justamente este 16 de febrero se cumplieron 121 años de que el entonces presidente de la Isla Tomás Estrada Palma cediera los terrenos de Caimanera al gobierno imperialista norteamericano para crear la ilegal Base Naval de Guantánamo, un área de 117,6 kilómetros cuadrados que aún permanece ocupada en contra de la voluntad del pueblo cubano.

En igual fecha, pero de 1903 aquel mandatario proanexionista traicionó las ideas de José Martí y del Partido Revolucionario Cubano (PRC) que ayudó a fundar, al firmar la cesión del mencionado territorio.

Esta vil usurpación fue secuela de la intervención militar de Estados Unidos en la Isla en 1898 y de la imposición de la Enmienda Platt, un apéndice de ocho artículos al proyecto de Ley de los Presupuestos del Ejército, aprobado por el Congreso del país norteño e impuesto a la primera Constitución de la República de Cuba, elaborada por la Asamblea Constituyente de 1901, bajo la amenaza de que, si no la aceptaba, la mayor de las Antillas seguiría ocupada militarmente.

El Artículo VII de esta Enmienda establecía la cesión de porciones de suelo cubano para ubicar estaciones navales norteamericanas, otro artículo “concedía a Estados Unidos el derecho de intervenir militarmente en la Isla cuando peligraran (a su juicio) la vida, la propiedad o las libertades individuales” y el resto de sus bochornosos acápites obstaculizaban la soberanía nacional al convertir a la nación caribeña en un protectorado yanqui.

Con el visto bueno de Estados Unidos, Estrada Palma se convirtió en candidato a las primeras elecciones cubanas y las ganó, comicios en los cuales tuvo como único oponente al Mayor General del Ejército Libertador cubano y último presidente de la República en Armas, Bartolomé Masó, quien se retiró, finalmente, por falta de garantías electorales.

Fue presidente de la República de Cuba de 1902 a 1906, resultando electo bajo supervisión norteamericana. Gobernó con austeridad extrema, pero con absoluto servilismo hacia los intereses de la Casa Blanca de la potencia del norte.

Próximo a concluir su mandato, decidió aspirar a la reelección, para lo cual se valió de la fuerza del poder y del fraude, lo que motivó que los seguidores del opositor Partido Liberal se alzaran en armas. Cuando se percató de que la revuelta popular amenazaba con derrocarlo del poder, prefirió solicitar al Gobierno norteamericano la intervención militar. Poco después renunció a la Presidencia para facilitar la entrega de los destinos del país a EE. UU., que ocupó Cuba por segunda ocasión.

La devolución de los terrenos que ocupa la Base Naval de Estados Unidos en Guantánamo ha sido un reclamo permanente del pueblo cubano, desde 1959. Nuestro derecho a recuperar este espacio ocupado cuenta también con el respaldo de la comunidad internacional.

Este ilegal enclave, que lacera la soberanía nacional, ganó también repercusión mundial por servir de cárcel ilegal de detenidos bajo la acusación de terroristas, sin que contaran con los derechos procesales del sistema penal estadounidense que los protegiera contra la tortura y las arbitrariedades a que fueron sometidos.

Hasta la fecha este centro de detención se mantiene, a pesar de las promesas electorales de cerrarlo que hicieron el ex presidente de Estados Unidos, Barack Obama y del mandatario actual Joe Biden

(Con texto de Granma)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *