19 de mayo de 2024

Radio 26 – Matanzas, Cuba

Emisora provincial de Matanzas, Cuba, La Radio de tu Corazón

La Coubre: ¡Patria o Muerte!

Reflejados en los rostros cubanos, el dolor, la indignación y el coraje, protagonizaron el sepelio que al día siguiente, un día como hoy, el 5 de marzo de 1960, encabezara el Comandante en Jefe en el cementerio de Colón

Como cada 4 de marzo, perturban las reminiscencias del cruento crimen protagonizado por la Agencia Central de Inteligencia estadounidense en su afán de derrocar a la Revolución y cuyo costo aún lacera el corazón del pueblo cubano.

La imperante tranquilidad de aquella tarde de 1960, amenizada al inicio por el ajetreo de los obreros portuarios que descargaban las 31 toneladas de granadas y 44 de municiones que en sus bodegas traía el buque francés La Coubre para apoyar la defensa de la Isla, quedó disuelta cuando una explosión estremeció la tierra y una nube de desolación cubrió el área.

Temblaron los postes del tendido eléctrico, fueron lanzados por los aires tripulantes del buque, desapareció el techo de los almacenes y la popa quedó destrozada. Y, por si no fuera bárbara la crueldad, mientras un masivo grupo de soldados del Ejército Rebelde, la Policía Nacional Revolucionaria, los bomberos y la población en general, que acudió inmediatamente al lugar del siniestro, socorría a las víctimas, un segundo estruendo mortal cobró nuevas vidas inocentes y la dupla colérica norteña dejó el doloroso saldo de un centenar de fallecidos, cerca de 400 lesionados y más de una treintena de desaparecidos.

Reflejados en los rostros cubanos, el dolor, la indignación y el coraje, protagonizaron el sepelio que al día siguiente, un día como hoy, el 5 de marzo de 1960, encabezara el Comandante en Jefe en el cementerio de Colón, quien además de esclarecer los oprobiosos sucesos ocurridos condenó la ferocidad de la política iniciada por el gigante norteamericano contra la mayor de las Antillas.

Así expresaba nuestro Fidel: «No solo sabremos resistir cualquier agresión, sino que sabremos vencer cualquier agresión. (…) Nuevamente no tendríamos otra disyuntiva que aquella con que iniciamos la lucha revolucionaria: la de la libertad o la muerte. Solo que ahora… libertad quiere decir Patria. Y la disyuntiva nuestra sería Patria o Muerte.»

Escrito en nuestra historia quedó este, el mayor crimen terrorista de esta agencia anticubana, complementado por un detallado programa de acciones dinamiteras y bombardeos a centrales azucareros, fábricas y ciudades de la Isla en pos de sembrar el pánico y socavar la economía y defensa antillanas. La CIA exteriorizó esa tarde de 1960 la furia que crecía en su interior tras los más de 365 días de Revolución que Cuba materializaba, esos que aún siguen molestando al imperialismo y ensalzando la fortaleza de este país y su pueblo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *