15 de junio de 2024

Radio 26 – Matanzas, Cuba

Emisora provincial de Matanzas, Cuba, La Radio de tu Corazón

¿Quién es ANA BELÉN MONTES? Cuarta parte (final)

El juicio contra Ana Belén Montes no fue simplemente un caso contra una oficial que tuvo la temeridad de alertar los abusos contra un país que no le hizo nunca daño a Estados Unidos, mientras que desde ese territorio se ha alentado el terrorismo, el magnicidio y el exterminio por “hambre y desesperación”, como expresaron abiertamente hace 60 años los que diseñaron el bloqueo contra Cuba.

El juicio contra Ana Belén Montes no fue simplemente un caso contra una oficial que tuvo la temeridad de alertar los abusos contra un país que no le hizo nunca daño a Estados Unidos, mientras que desde ese territorio se ha alentado el terrorismo, el magnicidio y el exterminio por “hambre y desesperación”, como expresaron abiertamente hace 60 años los que diseñaron el bloqueo contra Cuba.

Fue el escarmiento a todos aquellos que desde el interior del sistema hacen público hechos que cuestionan la narrativa oficial, como John Kiriakou, el ex analista de la CIA, que reveló cómo el gobierno de EE.UU utilizaba las técnicas del “submarino” para torturar a los presos. No habríamos sabido que la vigilancia masiva es posible, y que se hace en secreto y a diario, de no ser por Edward Snowden.

Ana Belén ha sido considerada una traidora y una heroína, según la mirada de quienes juzguen. Ya no hay manera decente de ignorar estas cosas, a pesar de los rejuegos mediáticos del poder.

Para el gobierno de Estados Unidos de Norteamérica, Ana Belén Montes estaba condenada al ostracismo y al más absoluto silencio. No se dieron cuenta que «fuerzas superiores» y no exactamente extraterrenales o esotéricas, sino solidarias, asumirían su voz para no dejarla abandonada. De tal forma que su pensamiento se conoció desde su celda, por eso Ana nunca más estuvo callada. Siempre alguien en algún lugar del mundo tomaría sus ideas para divulgarlas.

La experiencia de Ana Belén Montes y de algunos puertorriqueños que han vivido y trabajado en el propio vientre del imperio. Ana Belén -también de origen puertorriqueño, pero ciudadana norteamericana a tiempo completo- llegó a cursar estudios de asuntos internacionales y a ser analista de inteligencia de los EE.UU, especializada y responsable de los asuntos cubanos.

El relato de su vida pone de manifiesto varias cosas. La primera es que Ana Belén se cambió de bando por razones éticas y de estricta justicia, por solidaridad, por amor a la revolución, que ella extiende a otros países del mundo. Entregó información a Cuba sobre los intentos de Washington de destruir a la revolución cubana. Jamás lo hizo por dinero.

Hija de un médico puertorriqueño, nació en Alemania el 28 de febrero de 1957. Obtuvo el diploma en Relaciones Internacionales en la Universidad de Virginia y el Máster en Estudios Internacionales Avanzados en la Universidad Johns Hopkins. Trabajó en el Departamento de Justicia como investigadora especialista en tareas de inteligencia. En 1992 fue seleccionada para el Programa de Analistas Excepcionales de la DIA. Después de varios destinos viajó a Cuba para estudiar el funcionamiento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias. Montes era la analista de inteligencia de más alta jerarquía, especializada en Cuba, de la DIA.

Fue detenida por el FBI el 21 de septiembre de 2001. El cargo fue el de «conspiración para cometer espionaje» a favor de Cuba. Fue condenada a 25 años de cárcel y cinco de «libertad vigilada».

En una de sus pocas entrevistas, Ana Belén Montes dijo lo siguiente:

«Hay otro riesgo y es el del impacto de la presencia norteamericana en la Isla. Les digo a los cubanos algo que siempre he pensado y dicho a aquellos con los que compartí mi solidaridad con Cuba. A mí lo que me importa es que la Revolución cubana exista. Las cuestiones internas de los cubanos es asunto de los cubanos. Incluso no me importa quién esté en el futuro; no es cuestión de nombres. Lo necesario es que haya Revolución cubana siempre, a partir de la capacidad que se tenga para resolver los problemas. Tienen que cuidar la Revolución. Yo traté de hacerlo».

1 comentario en «¿Quién es ANA BELÉN MONTES? Cuarta parte (final)»

  1. Hay comentaristas que reprochan la falta de información sobre Ana Belén en nuestro país. Su biografía aparece en ECURED. En Cubadebate se publicó, hace unos años, un extenso artículo de Rosa Miriam Elizalde. Un poeta, Miguel Sotomayor le dedicó unos versos y el finado trovador Vicente Feliú les puso música y los incorporó a su repertorio. Silvio la ha mencionado en varios de sus conciertos. Hay grupos de solidaridad que han hecho, de entre otras, la lucha por su liberación su causa. En las redes se encuentra mucha información sobre ellos. He sido uno de los tantos que, desde nuestra isla, se ha pronunciado en estos sitios, sobre todo en Facebook, apoyando esta solidaridad. Por lo que se sabe, retornará a su isla borinqueña y permanecerá allí al menos por cinco años. Ojalá le acompañe la salud y pueda visitarnos, será bienvenida y encontrará el agradecimiento de todo un pueblo. Honraremos los pronunciamientos de Fidel en una de sus Reflexiones del 7 de junio de 2009: «Los que de una forma u otra contribuían a proteger la vida de cubanos frente a planes terroristas y los proyectos de asesinar a sus dirigentes, de los numerosos programados por varias administraciones de EE.UU., lo hicieron por imperativos de sus conciencias y merecen, a mi juicio, todos los honores»

    Esta gran mujer, en una entrevista, en agosto de 2015 afirmó: “Le digo a los cubanos algo que siempre he pensado y dicho a aquellos con los que compartí mi solidaridad con Cuba
    A mí lo que me importa es que la Revolución Cubana exista. Las cuestiones internas de los cubanos es asuntos de los cubanos. Incluso no me importa quien esté en el futuro; no es cuestión de nombres. Lo necesario es que haya Revolución Cubana siempre, a partir de la capacidad que se tenga para resolver los problemas. Tienen que cuidar la Revolución. Yo traté de hacerlo”
    De su altruismo y humildad hablan sus recientes palabras, tras su excarcelación y en viaje hacia Puerto Rico: “Estoy más que contenta de tocar suelo borincano de nuevo. Tras dos décadas bastante agotadoras y ante la necesidad de volver a ganarme la vida, quisiera dedicarme a una existencia tranquila y privada”, indicó Montes, quien incluso debió afrontar un cáncer de seno en prisión.
    En declaraciones escritas, la exanalista superior en la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA) de los Estados Unidos adelantó además que no participará en ninguna actividad mediática y animó “a los que desean enfocarse en mí a que, en cambio, se enfoquen en temas importantes”.
    Entre esos asuntos, destacó “los serios problemas que enfrenta el pueblo puertorriqueño o el embargo económico de Estados Unidos hacia Cuba”.
    “¿Quién en los últimos 60 años ha preguntado al pueblo cubano si ellos quieren que los Estados Unidos les imponga un embargo asfixiante que los hace sufrir?”, se cuestionó. ¨
    Montes Badillo opinó que “también merece atención la apremiante necesidad de cooperación global que detenga y dé marcha atrás a nuestra destrucción de nuestro medio ambiente”.
    Su mensaje lo concluyó con las siguientes palabras: “Yo como persona soy irrelevante. No tengo importancia mientras existan problemas graves en nuestro terruño mundial, que reclaman atención y una demostración de amor fraternal”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *