16 de junio de 2024

Radio 26 – Matanzas, Cuba

Emisora provincial de Matanzas, Cuba, La Radio de tu Corazón

Matanzas: el teatro nuestro de cada día

Muchos afirman, y es una realidad, que  una de las fortalezas esenciales del CPAE  en Matanzas, ha sido el liderazgo y prestigio  de los directores de esas agrupaciones, entre los que se encuentran tres Premios Nacionales de Teatro
Emilia habla
Basta una revisión  al catálogo  por los 30 años del Consejo provincial de las Artes Escénicas  de Matanzas (CPAE) y nos damos cuenta de las pérdidas en el patrimonio humano, como las del director artístico Francisco Rodríguez,  el diseñador Rolando Estévez y por último, hace unos días, del actor y director Pedro Vera, líder de Teatro D’ Sur.

Estas ausencias de valiosos seres humanos  y creadores también nos obliga a reflexionar sobre el teatro matancero de cada día, afianzado en ocho agrupaciones,  seis de ellas teatrales, una danzaria y otra de variedades circenses.

A esto se suman las cuatro instituciones, dos de ellas que funcionan como proyectos artísticos, liderados por creadores: el Centro Cultural Pelusín del Monte, por Zenén Calero y la Casa de la Memoria Escénica, por quien  escribe estas líneas. Los teatros Sauto y Cárdenas, aunque dirigidos en este caso por hombres vinculados  a la escena, como Kalec Acosta y Darián Pérez,  tienen otra dinámica  en la estructura de lo que es el Consejo.

Muchos afirman, y es una realidad, que  una de las fortalezas esenciales del CPAE  en Matanzas, ha sido el liderazgo y prestigio  de los directores de esas agrupaciones, entre los que se encuentran tres Premios Nacionales de Teatro: René  Fernández Santana, Rubén  Darío  Salazar y Zenén  Calero Medina.

Otra de las fortalezas es haber diseñado, en los casi 20 años de presidencia de Mercedes Fernández Pardo, una particular política cultural y de estrategias esenciales para la escena.

Sobre estos dos pilares fundamentales han descansado las etapas posteriores del desarrollo del CPAE en Matanzas.

Cada uno de los grupos nació  de la visión  y la consolidación de una estética de un creador, como es el caso de Teatro Papalote, Las Estaciones, D’ Sur, Danza Espiral, Icarón o El Portazo.

En el caso de Papalote, durante casi 50 años  es la agrupación más  añeja entre nosotros; su luz espiritual y estética  ha sido René Fernández  Santana, quien sintetiza al dramaturgo, director, actor, coreógrafo y diseñador, una de las figuras paradigmáticas del teatro de títeres en Cuba y el mundo.

En el  caso de El Mirón  Cubano, ha tenido una trayectoria  diferente.  Si se comienza la cronología desde 1962,  transita por nombres,  etapas y varios directores, hasta que en 1984 se bautiza con el nombre actual, formado por jóvenes graduados del ISA y los que formaban  parte del Conjunto Dramático de Matanzas, como Miriam Muñoz, Rolando Estévez, Manolo Hernández, entre otros; además  de los que provenientes de ese grupo, habían tenido una formación en la antigua Unión  Soviética, como es el caso de Armando  Crespo.

Con Albio Paz al frente, definió  objetivos y una estética muy particular, con una presencia internacional que los afianzó, especialmente  en lo callejero.

A la muerte del destacado dramaturgo y director, el rol de líder lo asume Francisco Rodríguez y posteriormente,  Rocío  Rodríguez Fernández, en una evolución que, por diversas razones, fue conformada por  una herencia de intercambios, que no creó  situaciones  traumáticas.

Un grupo teatral no designa,  la mayoría  de las veces directores, sino que nace con un propósito  de colaboración y siempre con cierto liderazgo. Por ejemplo, El Portazo es fruto de las visiones y propósitos  de Pedro Armando Franco, para hablar de los más  jóvenes.
La pérdida , especialmente de los líderes  de un proyecto, que se aprueba  cada año con un programa cultural definido, supone un vacío  en la estructura creada, lo que hace pensar en nuevas estrategias, definidas y dinámicas.

Sin embargo, si  ocurre con Teatro D’ Sur y  la desaparición física  de Pedro Vera, que más  que su director era un símbolo de una tradición  teatral que se remonta al siglo XIX y que él mantuvo viva, no solo con un  grupo teatral, sino con la Jornada de Teatro de Unión de Reyes, pero especialmente con un  prestigio que sobrepasaba las fronteras nacionales y que aunó voluntades para que un pueblo del sur de la provincia se convirtiera en una plaza cultural.

Formar parte del imaginario teatral de la Isla, por lo que significó la dramaturgia  y la figura de Abelardo Estorino y la relación entrañable con su primo Pedro Vera, marcó un destino en el entramado teatral de ese pueblo, que no se puede obviar.

La pérdida de Pedro Vera pone en riesgo un aspecto que le es esencial a la identidad  unionense, a su historia  y el gusto de la población por el teatro, formado  durante años en la confrontación  con espectáculos  diversos, no solo los de Teatro D’ Sur, sino de muchos de la Isla o el extranjero, que mostraron en el escenario humilde y mítico  de la casa de cultura Pablo Quevedo lo variado de tendencias y estilos, que conforman nuestro  panorama, así  como los saberes de teóricos, críticos  e investigadores.

Una cátedra  como la Abelardo Estorino contribuye  al estudio y difusión, no solo del autor de La Casa Vieja, que nació  para el teatro en el lugar donde vivió el maestro desde los 13 años, sino de los vasos comunicantes con Teatro D’ Sur y la tradición  teatral del pueblo.

¿Qué  sucede cuando algo así ocurre? ¿Cuando el líder imprescindible de una agrupación fallece?  ¿Cuál  es el camino?, me preguntan muchos. Y esas preguntas son las mismas que nos  debemos hacer para el teatro matancero todo, especialmente donde  hay directores  de una edad avanzada, como es el caso de Teatro Icarón  o Papalote. En muchos casos, dejará  de ser lo que era, será otra cosa, como a veces  me dice  una querida amiga.

No se debe improvisar; se debe pensar, trazar una estrategia y reflexionar desde el presente,  el futuro y qué  nos depara.

Pero para eso debe haber lucidez y también  una adecuada política cultural, que valore la situación en cada contexto. Hay mucho que debatir, pero especialmente, mucho más  por hacer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *