19 de abril de 2024

Radio 26 – Matanzas, Cuba

Emisora provincial de Matanzas, Cuba, La Radio de tu Corazón

Consideraciones a tener en cuenta con educandos con trastornos de conducta

Resulta esencial establecer relaciones afectivas positivas con los educandos que presentan manifestaciones inadecuadas del comportamiento, con un trato sincero y afectuoso, independientemente del estado de ánimo que exterioricen


¿Cuáles son las consideraciones a tener en cuenta en el proceso docente
educativo con educandos con alteraciones del comportamiento o trastornos de
la conducta?

Lo primero a considerar es la importancia que adquiere la organización escolar, al
posibilitar que se cumplan los principios de la educación en cuanto a la convivencia
colectiva mediante la participación de los alumnos en las actividades
comprendidas en el proyecto educativo del grupo y de la institución.

Resulta esencial establecer relaciones afectivas positivas con los educandos que
presentan manifestaciones inadecuadas del comportamiento, con un trato sincero y
afectuoso, independientemente del estado de ánimo que exterioricen, logrando su
activa incorporación a las actividades en los diferentes entornos.

Las tareas colectivas, por otra parte, son potenciadoras en el desarrollo de relaciones
de camaradería y ayuda mutua, entre otras cualidades positivas de la personalidad.
La utilización de métodos y procedimientos para el trabajo educativo le permiten al
maestro las vías para atender a los escolares con alteraciones en su comportamiento.

Entre ellos podemos mencionar la persuasión, ejemplo personal, análisis y debate de
obras literarias, películas (destacando cualidades positivas y negativas), utilización
eficaz de actividades prácticas y socialmente útiles (proyectos socio-productivos en el
huerto y jardines), el estímulo (la aprobación, el elogio, el agradecimiento) y la
sanción, individual y colectiva (la advertencia, la amonestación privada y el análisis de
las consecuencias de los errores), valorando las conductas manifiestas y no al niño.

Otro aspecto a tener en cuenta es el principio de la vinculación entre el estudio y el
trabajo resultando esencial para el desarrollo de cualidades positivas. La experiencia
de observar lo creado, el resultado del esfuerzo realizado y su utilidad, unidos al
ejemplo que irradia la conducta del maestro contribuyen a potenciar el sistema de
relaciones y la formación de determinados valores socialmente valiosos como la
honestidad, la honradez, la solidaridad, la ayuda mutua y la responsabilidad.

Es importante desarrollar los proyectos socio-productivos, técnicos y sociales,
aprovechando las alternativas de trabajo que ofrecen en jardines, parcelas, huertos,
cría de animales y en algunos talleres, en dependencia de las características de la
zona donde está ubicada la escuela y las edades de los alumnos. El proceso
educativo concebido en estos proyectos debe quedar bien reconocido con antelación
en convenios y compromisos entre las diferentes agencias de la comunidad y la
escuela, con la activa participación de la familia.

Contar con la participación de las organizaciones sociales, así como con otras
agencias y agentes de la comunidad, representa un apoyo insustituible a la labor
educativa. No se logra el encargo social dado a las instituciones educativas sin la
participación activa de las familias y la comunidad.

  • Profesor Consultante en la Universidad de Matanzas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha *