19 de mayo de 2024

Radio 26 – Matanzas, Cuba

Emisora provincial de Matanzas, Cuba, La Radio de tu Corazón

Pueblo Nuevo y la basura en tierra de nadie…

La pestilencia, los roedores e insectos que pululan por los alrededores, los perros que escarban y los “buzos” que, contra viento y marea, se sumergen en las profundidades, hacen más crítica la situación.

Exif_JPEG_420

Pueblo Nuevo y la basura en tierra de nadie…

Unas cuantas bolsas de nailon hoy, cuatro cajas mañana, más desperdicios algunas horas después van haciendo crecer el promontorio de deshechos que ya se sale de la acera y toma parte de la calle.

Una señora en chancleta y bata de casa comenta con otra vecina que hace casi 15 días no pasa el carro de la basura y que, entre la indisciplina social y la demora en la recogida, es casi imposible vivir entre tanta inmundicia.

“¿Qué hacer si no la recogen?”, grita otra más allá.

“En la puerta de mi casa no la quiero, no ves que después la peste, las ratas y los mosquitos me los trago yo”, dice molesta mientras tira un portazo más emblemático que el de Nora en Casa de Muñecas.

En cualquier esquina de la barriada de Pueblo Nuevo se puede escuchar este tipo de diálogo, pues son muy pocas las vías que permanecen libres de basura. Cual pequeñas montañas van formándose en las entrecalles con nombre de santos y ese sincretismo que te permite adivinar lo que sucederá si no pasa en tiempo el carro.

Lo cierto es que el panorama se torna muy complejo en esta zona, el cual se agudiza cuando llueve o sopla el aire, momentos en que la basura se desparrama o corre siguiendo el curso del agua.

La pestilencia, los roedores e insectos que pululan por los alrededores, los perros que escarban y los “buzos” que, contra viento y marea, se sumergen en las profundidades, hacen más crítica la situación.

En calles como San Diego se han ido formando micro vertederos en las esquinas y en otras ya casi ni los vehículos pueden transitar debido a que los desperdicios han sido colocados en el centro de la vía para llamar la atención.

Una suerte diferente, sin embargo, corren vías más transitadas y céntricas como las calzadas de Tirry y de San Luis, donde es más frecuente la recogida de residuos.rEste desagradable escenario, además de la molestia que ocasiona a quienes conviven en esta zona de la ciudad, constituye un foco de infección para la proliferación de vectores y, por consiguiente, de enfermedades como el dengue, la leptospirosis, sin contar el daño que ocasiona al medio ambiente y a la calidad del aire que respiramos.

La demora en la recogida de desechos sólidos continúa siendo una de las preocupaciones de los yumurinos, especialmente de quienes habitan zonas de la periferia donde esta problemática se acrecienta ante la escasez de vehículos recolectores y del déficit en sus piezas de repuesto.

Mal que muchas veces se acrecienta debido a la inexistencia de cestos en las principales arterias, contenedores que permitan concentrar en un lugar la basura y que no se desparrame al centro de la calle como sucede en estos sitios.

A ello también se añade la indisciplina social, que va desde quien saca en horarios inapropiados su basura, la esparce sin depositarla en una bolsa o recipiente, hasta los que escarban en la inmundicia para recolectar latas o botellas, rompiendo las jabas y desparramando el contenido.

Si bien los encargados de la recogida de desechos tienen una alta cuota de responsabilidad en que barrios como Pueblo Nuevo luzcan con un aspecto tan desagradable, también corresponde a quienes habitan esta zona, de conjunto con los factores de la comunidad observar reglas elementales como sacar la basura en los horarios establecidos y no echarla en sitios no habilitados para tales fines.

La basura no se encuentra en tierra de nadie, a fin de cuentas, todos formamos parte de la comunidad y es nuestra obligación también mantenerla limpia y libre de vectores, en aras de preservar la limpieza y la salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *