17 de junio de 2024

Radio 26 – Matanzas, Cuba

Emisora provincial de Matanzas, Cuba, La Radio de tu Corazón

Secretos de madre

¿Qué tienen en común un mechón de pelo, un tirapiedras y un dibujo? Aparentemente, nada. Pero para algunas madres son valiosos, grandes secretos.

Secretos de madre¿Qué tienen en común un mechón de pelo, un tirapiedras y un dibujo? Aparentemente, nada. Pero para algunas madres son valiosos, grandes secretos.

Se trata de tesoros guardados con celo e infinito amor, y a veces sin que nadie lo sepa, que formaron parte del nacimiento y la infancia de nuestros hijos.

Las fotos no bastan, muchas veces hay objetos que no pueden ser sustituidos solo por imágenes y que algunos hasta consideran raros, como las primeras uñas o el primer mechón de pelo cortados al bebé, la manilla que le pusieron al nacer y hasta el trocito de ombligo, aquel que le unía literalmente a la vida de mamá.

Hay quien conserva un tete, la ropita con que le sacaron del hospital y con la que se presentó al mundo por primera vez, también dibujos, libretas escolares de cuando aprendía a escribir…

A simple vista, para personas ajenas, no tienen ningún valor, pero para las madres existen un montón de razones psicológicas y emocionales que vuelven valiosos esos objetos.

Son hasta símbolos de identidad, evocan momentos, pasajes de una historia de amor irrepetible y, por tanto, tienen un significado especial para mamá, quien, al ver ese tirapiedras, por ejemplo, recuerda aquella discusión con el vecino porque el niño le llenó el portal de chícharos, lanzados con aquel artefacto; y luego de muchas excusas, de intentar persuadir al ceñudo señor de que era solo una diablura infantil sin mayores consecuencias, y de que ella los recogería hasta el último grano, la última solución propuesta fue: ¡pues hágase un potaje!

Las madres solemos conservar esos objetos, a veces raros, por razones que remiten a la nostalgia, al deseo de revivir o recordar momentos felices o singulares del pasado, y porque también son una manera de decir: te quiero, te recuerdo y estoy orgullosa de haberte llevado en mi vientre.

Tales recuerdos permiten conectar con emociones y sensaciones experimentadas cuando los hijos eran pequeños, y así sentir más cerca al niño que fue, aunque ahora tenga barba, bigote y hasta un bebé, del que quizás en este momento mamá, y también papá, anden guardando celosamente el primer mechón de pelo recién cortado.

Cubasí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *