La resistencia creativa del Centro provincial del Libro y la Literatura

Dos estrategias fundamentales de trabajo moverán al Centro provincial del Libro y la Literatura en Matanzas el próximo año: la aplicación de variantes en la promoción y venta de libros y la atención a los escritores locales, precisó su director Efrahím Pérez Izquierdo, en el balance anual de dicha institución.

Allí fue galardonado como Mejor Trabajador Integral, el escritor y promotor Alfredo Zaldívar Muñoa, Premio Nacional de Edición y director de la Casa de las Letras Digdora Alonso y de ediciones Matanzas.

Complejo ha sido el 2022 por la ínfima producción de títulos nacionales y la limitación general de recursos. Sin embargo, los trabajadores de las más de treinta librerías existentes y de las editoriales matanceras lograron crecerse para incrementar en el pueblo el hábito de lectura y el acercamiento a los grandes creadores de las letras cubanas e internacionales.

En relación con la introducción inmediata del libro digital, ante la imposibilidad del país de producirlos por su alto costo, se impondrá como otra alternativa la modalidad de compra y venta de libros raros y de uso por consignación, en correspondencia con la demanda del público, junto a arrendamientos afines a las librerías.

“Ya existen libreros que han demostrado la efectividad de la gestión promocional al sobre cumplir los planes de venta y aumentar su vínculo con los escritores del territorio”, indico Pérez Izquierdo.

Por su parte, Bruno Ojeda, jefe departamento Comercial apuntó que se recaudaron por venta un millón 900 mil pesos para un 22 por ciento por encima de lo planificado. Destacaron, entre otras, las librerías: Arte y Literatura, de Cidra; Ciencia y Técnica, de la Universidad Mtzas; Rimbaud, La Filosofía, El Pensamiento y Fuente de Castalia, de Matanzas; Camilo Cienfuegos, de Perico; Orbe, de San Antonio de Cabezas y Gustavo González, de Pedro Betancourt.

Añadió que se trabaja para darle circulación a más de 76 mil libros de lento movimiento, lo que requerirá de una superior faena de divulgación e iniciativas de aproximación de los títulos a los lectores.

Por su parte, Frank Santana, director del Centro de Promoción Literaria José Jacinto Milanés, comentó que el 2023 será un reto por la poca producción editorial impresa, por lo cual será vital entrelazar a las librerías con los autores, promocionar la cartelera y la programación de las actividades tanto en el lugar como en las comunidades y centros que se visiten.

Se valoró además la difícil situación constructiva de muchos inmuebles, lo reducido del presupuesto asignado y lo imprescindible entonces que resulta incrementar los ingresos con la creatividad y dedicación que caracteriza a este sector de la cultura.

En ese sentido, se congratuló el trabajo alcanzado con ARTEX en estrecho lazo con los creadores, reflejado en el surgimiento de diversos espacios, entre estos el gustado San Juan Murmurante.

Al balance anual asistieron prestigiosos literatos matanceros, galardonados en el 2022 y de amplia trayectoria: Ulises Rodríguez Febles, Maylan Álvarez y Luis Alexandel Pita, así como administradores y trabajadores, quienes fueron congratulados en el evento.

Las Librerías Más Destacadas del Año son las de Pedro Betancourt, Jovellanos, Colón y Matanzas y como Mejores Libreros: Daniel Ojeda, Caridad Tejeira, Leonel Betancourt y Alida Fernández, además de Cuadro de Avanzada: Frank Santana.

Recibieron reconocimientos gestores y promotores relevantes en su especialidad: Magela Fernández, Félix Esquivel, Margarita Marrero, Maricela Jiménez, Alexis Padrón, Nérida Ramírez, José Alfredo Arévalo y las periodistas culturales Ana Valdés Portillo y María Elena Bayón Mayor.

El evento literario más trascendental del país, la XXXI Feria Internacional del Libro 2023 en Matanzas será del 2 al 5 de marzo del próximo año, dedicada en esta urbe a los aniversarios 45 de ediciones Matanzas y 25 de Aldabón, más al Premio Nacional de Edición y reconocido escritor Alfredo Zaldívar Muñoa.

Precisamente, motivada por este suceso, conersé con Zaldívar para conocer sus impresiones:
“Me siento reconocido, pero hay que pensar que detrás de esos logros existe un colectivo, integrado por los editores, diseñadores, encuadernadores, los trabajadores que son apoyo constante en esta labor tan minuciosa y eso me compromete a seguir trabajando y hacerlo cada vez mejor”.

El Centro provincial del Libro y la Literatura ha mantenido un ritmo de trabajo considerable, ejemplo de resistencia creativa, la cual le permite establecer un lazo continuo con los lectores y acrecentar los niveles de conocimiento y cultura entre los matanceros, para honrar el pensamiento de Fidel cuando expresó: “No le decimos al pueblo cree, le decimos lee”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha *