23 de julio de 2024

Radio 26 – Matanzas, Cuba

Emisora provincial de Matanzas, Cuba, La Radio de tu Corazón

27 años de un hallazgo histórico

Y no…,/ Porque te disimulen bajo tierra,/ Porque te escondan/ En cementerios, bosques, páramos,/ Van a impedir que te encontremos/ Che Comandante,/ Amigo. 

Luego del asesinato del Comandante Ernesto Guevara de la Serna, el “Che» Guevara para Cuba y el mundo,  la CIA determinó ocultar el sitio donde fue sepultado lo único que hubo de mortal en él.

Un propósito, dirigido a borrar las ideas guevarianas, que sucumbió ante  la voluntad de la máxima dirección del Gobierno cubano y el 28 de junio de 1997 se hicieron realidad los versos de Nicolás Guillén, el Poeta Nacional de Cuba.

Y no…,

Porque te disimulen bajo tierra,

Porque te escondan

En cementerios, bosques, páramos,

Van a impedir que te encontremos

Che Comandante,

Amigo. 

Más de cuatro lustros después de la muerte del Che, un equipo multidisciplinario integrado por historiadores, sociólogos, geofísicos, arqueólogos, médicos y  antropólogos forenses cubanos rompió  trabas y silencios, para hallar los restos del Che y sus compañeros de guerrilla.

Fue un batallar austero y minucioso contra la desinformación, las lagunas en la memoria y el miedo de un lado y del otro el desconocimiento de la realidad, las presiones políticas y de tiempo, por el período concedido por las autoridades bolivianas para realizar la exploración.

Además, fue un desafío científico, que exigió paciencia, exactitud y urgencia, pero finalmente el objetivo se cumplió.

Hallaron los restos mortales del comandante Ernesto “Che” Guevara, los internacionalistas cubanos René Martínez Tamayo (Arturo), Alberto Fernández Montes de Oca (Pacho) y Orlando Pantoja Tamayo (Antonio), los guerrilleros bolivianos Simeón Cuba (Willy) y Aniceto Reynaga (Aniceto), y del combatiente peruano Juan Pablo Chang (El Chino).

El 12 de julio de 1997 regresaron a la tierra cubana tras ser ocultados durante casi tres décadas en los andes bolivianos, gracias al trabajo y la valentía de representantes de instituciones y personas honestas de esta Isla y otras partes del mundo.

En Cuba el silencioso respeto que ofreció el pueblo ante el cortejo fúnebre del Che y sus compañeros, desde la capital habanera hasta Villa Clara, mostró la integridad de los hijos de una nación que sabe honrar a sus héroes.

Llegaron victoriosos, convertidos en héroes eternamente jóvenes; de ahí las palabras de Fidel cuando expresó:

“Gracias Che por tu vida y ejemplo, gracias por venir a reforzarnos en esta difícil lucha que estamos librando hoy, para salvar las ideas por las que tanto luchamos, para salvar la revolución y las conquistas del socialismo, y resistir el bloqueo.

“Los que te mataron no supieron comprender que seguirías siendo siempre el símbolo de todos los pobres de esta tierra”.

El paradigma de hombre nuevo que nos legó el Che Guevara y que la CIA pretendió anular, es la imagen del revolucionario verdadero, que el mundo venera.

Estás en todas partes.

 En el indio
hecho de sueño y cobre.

 Y en el negro
revuelto en espumosa muchedumbre,
y en el ser petrolero y salitrero,
y en el terrible desamparo
de la banana, y en la gran pampa de las pieles,
y en el azúcar y en la sal y en los cafetos,
tú, móvil estatua de tu sangre como te derribaron,
vivo, como no te querían,
Che Comandante,
amigo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *