28 de mayo de 2024

Radio 26 – Matanzas, Cuba

Emisora provincial de Matanzas, Cuba, La Radio de tu Corazón

La Casa de la Memoria Escénica exhibe sus triunfos y sueña

La Casa de la Memoria Escénica y su director, el dramaturgo Ulises Rodríguez Febles, son los hilos de un manto bendito, enhebrado hace 29 años, para beneplácito de la cultura nacional

Casa de la Memoria

La Casa de la Memoria Escénica y su director, el dramaturgo Ulises Rodríguez Febles, son los hilos de un manto bendito, enhebrado hace 29 años, para beneplácito de la cultura nacional, ante la trascendencia de su labor en el resguardo de gran parte de la historia documental del teatro, la danza y el arte circense en Matanzas y la nación.

De su intención local en los inicios, estimulada por la directora del Centro provincial de las Artes Escénicas, Mercedes Fernández, la institución creció hasta límites insospechados por la respuesta entusiasta y concreta que alcanzó la convocatoria, por parte de creadores y teatristas matanceros junto a  seguidores en la Isla y numerosos países.

Más que archivo documental, se ha convertido en fuente de conocimientos y riqueza patrimonial, mediante eventos científicos, talleres y conferencias, concurridos concursos, proyectos comunitarios vinculados con el pueblo…

Se suman a sus éxitos la creación espectacular del primer Museo de Esculturas en Madera de la Dramaturgia Cubana, con las piezas del artista Adán Rodríguez Falcón; la sala Estorino; la galería-café La Vitrina; la biblioteca La Selva Oscura y el Banco de la Dramaturgia Cubana.

En recientes declaraciones, Ulises Rodríguez Febles, también renombrado narrador y promotor, me confesó de sus inquietudes y ensoñaciones en torno a la Casa, referidas a necesidades objetivas de este magnífico emporio de sabiduría y amor por el arte.

Manifestó que “se ha logrado reambientar el lugar, crear un espacio atractivo donde las artes confluyan”, pero, ante mi pregunta acerca de las aspiraciones de ese importante centro, de anchura nacional, se mostró inconforme.

En realidad, la dimensión de ese proyecto se reduce en el lugar donde reside, como si habitara en un cofre pequeño, le digo, a lo cual responde:

“El equipo de trabajo es muy unido. Siempre, desde el principio»,  enfatizó.  «No obstante, el plan de desarrollo del recinto no lo veo garantizado en su estado presente. Lo que sueño es otra Casa, organizada en los rangos contemporáneos de este tipo de institución, con la amplitud del museo, de la biblioteca, con un adecuado escenario y salón. Es una concepción diferente a todo lo demás.

Casa de la Memoria
Actores reunidos en la Casa de la Memoria Escénica.

“En consecuencia se habla del Teatro Principal, primero de la ciudad construido en el siglo XIX, ese local abandonado que tuvo un renacer con Miriam Muñoz y Rolando Estévez,  a partir del proyecto teatral Icarón, pero les dijeron que el inmueble se derrumbaba y tuvieron que marcharse; sin embargo, está ahí todavía.

“Se trabaja con los planos… pensando el área en su potencialidad, en función de lo que aspiramos, sin invenciones ni aportes irrealizables o costosos por gusto, como ocurre a menudo. Muy específico.

“Quisiera llegar a los 60 años en un espacio independiente. En el  actual, no se pueden aumentar las esculturas y objetos escenográficos a la cantidad que requerimos y es limitado el sitio para especialistas y eventos.”

Observo en su tono ciertos atisbos de amargura y le pregunto interesada por sus sentimientos.

Dígame, desde el punto de vista personal, ¿qué es lo que más le motiva en la vida? Porque se le reconoce como intelectual fecundo y exitoso, con muchos premios nacionales, no solo en el género de teatro, sino también en novela y cuento, además de numerosas puestas en escena de sus textos en la Capital y el extranjero.

“¿A mí?… Lo que más me inspira en la vida, además de mi familia, es la Casa de la Memoria Escénica y es el compromiso con mi origen rural en Guamacaro; me siento atado a quienes han confiado en la dedicación del colectivo, a quienes han donado sus obras para que su patrimonio pueda ser conservado.

“Son lazos invisibles que me unen más allá de la literatura y otras pretensiones terrenales; son los que conforman mi filosofía de vida.”

Si una virtud engalana al versátil creador, es la tenacidad. Se aprecia en sus gestos, en la voz vibrante que identifica sus ansias de vencer y lograr el anhelo concreto expresado en el aniversario 29 de su principal obra: la idea de poseer un espacioso complejo cultural que reverencie a la escena cubana y al resto de las artes que se nutren de su bregar, aquí, en la bella Atenas de Cuba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *