Juré ser como el Che

Apenas amanece cuando mi sobrina y yo nos despedimos del resto de la familia. Ella toma su mochila y con pasos apresurados caminamos rumbo a la escuelita primaria donde un día aprendí a leer. Llegamos y suena el timbre. Busca su puesto en la fila de los niños de segundo grado y en posición de firme saluda la bandera.

Leer más
1 2 3 9