12 de abril de 2024

Radio 26 – Matanzas, Cuba

Emisora provincial de Matanzas, Cuba, «La Radio de tu Corazón»

Joven y artista: La inquieta y talentosa María Laura Germán

La joven dramaturga y actriz matancera no recuerda exactamente cuándo se enamoró del teatro. Sí sabe que la biblioteca, donde trabajaba su madre, fue el escenario donde comenzó a nacer esta María Laura "a quien le gusta estar en todo".

 

Joven y artista: La inquieta y talentosa María Laura Germán

Foto Sergio Martínez, tomada de Cubaescena

La joven dramaturga y actriz matancera no recuerda exactamente cuándo se enamoró del teatro. Sí sabe que la biblioteca, donde trabajaba su madre, fue el escenario donde comenzó a nacer esta María Laura «a quien le gusta estar en todo»:

«Era parte de mi vida diaria correr entre los libros, participar en el concurso de mejores lectores. Mi hermana, que es mayor que yo, escribía, y sabes que las hermanas menores tendemos a imitar. Creo que uno se va permeando de influencias: estudié piano, estuve en danza, en pintura, en talleres literarios, iba mucho al teatro. A todo mi mamá me decía que sí: ¿Quieres hacerlo? Ve. Definirme por el teatro tiene que ver con eso, porque es la manifestación que puede abarcar todas las demás dentro de sí”.

La pequeña María Laura Germán supo rápido que quería ser actriz y participó en varios programas del telecentro provincial, TV Yumurí: «en el Notitín, en un programa de promoción de la lectura que se llamaba El Mejor Lector, y luego fui fundadora de Barquito de Papel, junto a Jesús del Castillo y Farah Madrigal».

Esos andares, la llevaron también a pensar en la dramaturgia: “Ella me dio el consejo de estudiar una carrera teórica; me explicaba que si yo iba a ser actriz me formaría sobre las tablas, pero primero debía fortalecer mi parte intelectual. Por suerte, en onceno grado descubrí la dramaturgia y me encantó. Le dije a mi mamá: ‘eso es lo que yo quiero’. No hice pruebas de teatrología ni de actuación, solo una, o sea, lo tenía muy seguro”.

maria_laura_estaciones1.jpg
Cortesía del fotógrafo Ramsés Ruiz Soto

Hasta el retablo que ha sido su casa,  llegó de la mano de un amigo y con el impulso de sus memorias de la infancia: «Recuerdo a Rubén Darío Salazar actuando en Papalote en Los Ibeyis y el Diablo. De adolescente, que es una edad tan compleja para el teatro, vi la última función de La caja de los juguetes, en el Sauto. Al entrar al Instituto Superior de Arte (Isa), conocí a Yerandy Basart, que era actor de Estaciones. Con él me acerqué al grupo para ver cómo funcionaba por dentro, quería meterme en los ensayos para crecer como dramaturga. Rubén iba a hacer un taller de preparación para Una niña con alas y me preguntó si quería ser parte del espectáculo, y desde agosto de 2008 estoy ahí y estaré”. 

Sobre su primera vez en una puesta de Teatro de las Estaciones, comentó Maria Laura Germán: “Estrené en Ediciones Vigía, ni siquiera en sala, y me parecía estar en Hollywood, en Broadway, porque era como salir a la luz de pronto. Para Rubén, cada obra, por sencilla que pueda parecer, es algo serio y eso te enseña. Ya me desempeñaba como profesional, aunque aún no estaba evaluada, y me sentía parte de una familia de teatro”.


María Laura Germán junto a Rubén Darío Salazar Taquechel, foto tomada del Facebook de la entrevistada

Desde entonces, María Laura ha contado siempre con la guía y el aliento de Rubén Darío Salazar para dar el siguiente paso. Así fue cuando la invitaron a formar parte del elenco del colectivo teatral «El Portazo»:

«Me sentía insegura y busqué el consejo de Rubén, no solo como director sino como el padre que representa para mí, como una voz más experimentada y me dijo: Claro que sí, todo lo que puedas hacer, hazlo porque va a ser una escuela para ti, y no se equivocó».

María Laura ha incursionado también en la televisión y la radio. Esa inquietud creativa la mantiene moviéndose de Matanzas a La Habana, en ese ir y venir entre proyectos totalmente diferentes ella busca «herramientas de acción, de rapidez, de agilidad mental, de caja torácica, de todo lo que te puede servir».


Arlettis González Cazorla y Sonia María Cobos en I want, puesta escrita y dirigida por María Laura Germán, foto tomada del Periódico Girón

Recientemente se estrenó como directora en la obra I want, una experiencia que califica con adjetivos aparentemente contradictorios: «Maravillosamente aterradora», expresa y nos cuenta enseguida sobre el camino que la preparó para atreverse:

«En varias oportunidades, Rubén Darío me ha permitido hacer la asistencia a dirección, que para mí es una tesis. Con el último montaje de A dónde van los ríos, él me dejaba montando escenas y cuando volvía las cambiaba, no completamente, sino que las iba moldeando. Entonces entendí cómo funcionaba todo de manera más clara. A partir de eso algo cambió en mí, me levanté un día con la resolución: estoy lista, voy a dirigir y será I Want. Es un texto corto que escribí por encargo hace como cuatro años, microteatro para no complicarme demasiado, y trabajaré con Arlettis González Cazorla y Sonia María Cobos, que son mis socias, las entiendo como actrices y sé que se van a arriesgar conmigo, sin miedo a lo que puedan perder».

El proceso no fue sencillo, pero la amistad y años de trabajo juntas la dramaturga – directora y las actrices,  lo facilitaron: «me apoyé mucho en ellas. Cuando empezamos, tenía claras algunas ideas, pero otras no. Tuvimos que ir construyendo el montaje con  ejercicios, estudios, canciones, atmósferas. Estoy satisfecha de tener a Arlettis y a Sonia defendiéndose, como dos leonas, con ese texto, ese diseño que creamos entre las tres, y con el concepto de teatro independiente, que viene de mí y es algo a lo que ellas se suman. Verlas me da ganas de seguir”.

Cubasí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha *