22 de abril de 2024

Radio 26 – Matanzas, Cuba

Emisora provincial de Matanzas, Cuba, La Radio de tu Corazón

26 de julio: 70 años de una hazaña decisiva

Hoy se cumplen siete décadas de aquella gesta moncadista protagonizada por los mambises de la Generación del Centenario y aunque entonces acabó siendo un inesperado revés militar, resultó el impulso que necesitaba el país para desmantelar el poderío batistiano.
Descansaba aquella madrugada del bullicioso carnaval que, en horas previas, provocaba insomnio a la noche santiaguera. El alba casi asomaba su faz y, mientras la comunidad dormitaba, una estela de luz martiana refulgía sobre un grupo de osados jóvenes que, aunque conscientes del riesgo al que se exponían, no temieron ofrendar sus vidas por el destino de su país y protagonizaron una de las más efervescentes epopeyas de nuestra historia patria.
La mayor de las Antillas atravesaba una de sus más preocupantes crisis políticas y sociales, acrecentada gracias al golpe de Estado que el 10 de marzo de 1952 estableciera el implacable dominio de Fulgencio Batista. Estos percances motivaron a un veinteañero Fidel Castro a vislumbrar en la lucha armada la más acertada respuesta contra la dictadura y la oportunidad para unificar a la nación y construir un futuro mejor para ella.
Santiago de Cuba y Bayamo presenciaron aquellos anhelos libertarios el 26 de julio de 1953, cuando bajo el mando del propio Fidel, Raúl Martínez, Abel Santamaría y Léster Rodríguez, los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, así como el Hospital Civil Saturnino Lora y el Palacio de Justicia devinieron los puntos orientales para iniciar el estallido guerrillero contra el régimen batistiano.
Si bien el coraje manifestado por aquel conjunto de rebeldes, tanto en suelo bayamés como santiaguero, fue evidenciado por los respectivos flancos enemigos, la superioridad en hombres y armamento de estos últimos acabó socavando el periplo de las escuadras insurrectas y la retirada resultó la opción más factible para los revolucionarios.
La sonrisa que Oriente mostraba en previas jornadas de julio quedó destrozada tras estos eventos, cuando el yugo represivo de Batista escamoteó la libertad de unos asaltantes y tiñó de carmesí el existir de muchos otros. El dolor se apoderó del pueblo viril que los respaldaba y, una vez más, en Cuba tembló de horror la injusticia.
Hoy se cumplen siete décadas de aquella gesta moncadista protagonizada por los mambises de la Generación del Centenario y aunque entonces acabó siendo un inesperado revés militar, resultó el impulso que necesitaba el país para desmantelar el poderío batistiano, asegurar el triunfo revolucionario de la Isla y, sin dudas, el patriótico efluvio que emana de su legado fue absuelto jubilosamente por nuestra Historia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha *