28 de mayo de 2024

Radio 26 – Matanzas, Cuba

Emisora provincial de Matanzas, Cuba, La Radio de tu Corazón

A 96 años del natalicio del Elegido, Abel Santamaría Cuadrado (+video)

Contra el segundo jefe del llamado movimiento Generación del Centenario se ensañaron los carniceros del Moncada. Pero ni Abel, ni la valiente "Yeyé" dijeron una palabra a sus captores y el valeroso joven supo morir como hombre, cuando aún le faltaban tres meses para cumplir los 26 años de edad.

Cuando Silvio Rodríguez compuso la Canción El Elegido, ya había interiorizado la vida intensa de Abel Santamaría Cuadrado, contada de primera mano en la voz de su hermana Haydée.

Fue una revelación que le permitió al cantautor profundizar en la trayectoria de aquel muchacho nacido en Encrucijada, en la entonces provincia de Las Villas, el 20 de octubre de 1927, una fecha luminosa de la historia de Cuba, pues ese día se cantó por vez primera el himno nacional y fue oportuna inspiración para crear una de las canciones más bellas de la llamada Nueva Trova.

Abel sobresalió desde pequeño por la dulzura de su carácter, por relacionarse con todos en el batey del central azucarero Constancia, donde creciera, y por encantarle estudiar a Martí.

Mejorar económicamente y buscar nuevas oportunidades lo llevaron a emigrar a La Habana, adonde lleva también y convive con su hermana Haydée, con quien comparte las mismas inquietudes políticas.

Comenzó a militar en las filas del Partido del Pueblo Cubano (ortodoxo) y cuando se produjo el golpe de estado de Fulgencio Batista, el 10 de marzo de 1952, condenó al régimen dictatorial

Por aquellos días conoce a Fidel Castro y desde entonces entre ambos nacería una comunión de ideales y sueños que los haría inseparables.

Para el líder histórico de la Revolución Cubana, Abel Santamaría fue «el más generoso, querido e intrépido” de todos los jóvenes de aquel bisoño movimiento revolucionario.

Según contara su hermana Haydée, Abel no solamente fue compañero del joven y rebelde abogado, fue también el más leal de sus amigos y la primera persona que vio los valores extraordinarios del que luego fuera invicto Comandante en Jefe.

Al joven de Encrucijada, considerado el brazo derecho de Fidel durante el proceso conspirativo de las acciones del 26 de julio, se le dio la encomienda de preparar la Granjita Siboney, punto de concentración de los futuros asaltantes del Cuartel Moncada y de tomar el Hospital Civil Saturnino Lora, aledaño al recinto militar.

Allí dio pruebas una vez más de entereza y fidelidad, al extremo de intentar retrasar la retirada de él y de los combatientes bajo su mando para proteger la vida del jefe de la acción.

Contra el segundo jefe del llamado movimiento Generación del Centenario se ensañaron los carniceros del Moncada. Lo torturaron, le sacaron los ojos y se los mostraron a su hermana para que hablara y delatara a sus compañeros. Pero ni Abel, ni la valiente «Yeyé» dijeron una palabra a sus captores y el valeroso joven supo morir como hombre, cuando aún le faltaban tres meses para cumplir los 26 años de edad.

Escuche aquí:

https://www.youtube.com/watch?v=e-RIx3JyrwE

(Con texto tomado de Cubahora) 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *