Search
Sunday 15 September 2019
  • :
  • :

El transporte público en la mira

-Chofe, ¿por qué mintió?, preguntó una joven al chofer de un ómnibus de Transmetro al bajarse en la parada del parque René Fraga, de la ciudad de Matanzas.

-Conmigo en Peñas Altas estaba una señora que iba hasta el hospital, usted dijo que llegaba hasta el pre, la pobre mujer no subió y ahora anuncia que llega al Faustino.

Entonces el conductor balbuceó algunas palabras y, a pesar de no convencer a nadie, él se creyó con todo el derecho y la razón del mundo. Escena que se repite una y otra vez y…

Cuesta creer que en medio de situaciones tan difíciles como la que vivimos con el transporte público continúe la indolencia y el maltrato. Maltrato sí, porque mentir sobre el destino de un vehículo es maltratar. Y, lamentablemente, no es este un hecho aislado, ocurre con bastante frecuencia.

Pero no creo sea el peor caso, hay muchos más tristes y pasmosos. Por ejemplo: para seguir sobre estos mismos ómnibus, es conocido que su misión estatal es trasladar a los trabajadores que atienden el turismo en Varadero, pero, amigos, estremece el corazón ver cómo circulan con solo uno o dos pasajeros de retorno hacia Versalles. Precisamente, un barrio que tiene una situación muy difícil con el transporte. Y la indignación cobra mayor fuerza cuando pasan de largo por el parque René Fraga, lugar en el que se aglomera un gran número de trabajadores para regresar a casa tras una jornada laboral.

Hay que mencionar también a los choferes de los vehículos ligeros pertenecientes al estado que aún ignoran los puntos de recogida repletos de personas ansiosas por moverse hacia diferentes lugares de la ciudad matancera.
No creo sea suficiente con publicar en un semanario una lista de números de matrículas de carros estatales que no comparten sus viajes con los demás.

Es cierto que han ubicado a inspectores unos metros después de algunas paradas para corregir la actitud de quienes hacen particular lo ajeno. Pero eso no es suficiente, porque solo cubre algunas zonas y en pocas horas, claro está, estos hombres y mujeres no son suficientes para cubrir toda la ciudad yumurina y tienen otras obligaciones.

Es hora ya de adoptar medidas más severas que permitan aliviar la situación del transporte. El tema va más allá del sector del transporte, toca a directivos del Partido y el Gobierno implementar medidas que hagan más viable el movimiento de los pasajeros. Esperemos que así sea y a la par de las medidas despierten los sentimientos de solidaridad y altruismo que siempre han caracterizado a los cubanos.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones