Crónicas para el alma

Muchas personas acuñan que José Martí, Héroe Nacional de Cuba, Apóstol cubano, dijo que robar libros no era robar. Esa afirmación se la creen los que tienen las manos sueltas en eso de despojar libros prestados o puestos al descuido. Pero según investigadores y estudiosos de la obra de Martí, él nunca dijo semejante cosa.

Lo que más se acerca de lo dicho por Martí es que robar de libros, no era robar, que no es lo mismo, porque el Apóstol me imagino que se refirió a que sustraer conocimientos de los libros no es un pecado, es crecer en intelecto.

Voy a hacer una confesión, me han “robado” más libros que con los que yo me he quedado. Hace muchos años una amiga me prestó un libro y realmente lo vi insignificante y no lo leí. El librito se traspapeló en mi librero y lo perdí de vista. Un día me preguntó si me había gustado y le dije que sí, pero fue tan fría mi respuesta que no me lo creyó. Le confesé que se me había extraviado.

Pasado un tiempo lo encontré y comencé a ojear y me introduje en el texto. Era una madrugada y en más de una oportunidad, en la soledad de la noche, se me fueron varias carcajadas. Por suerte ninguna persona me escuchó, porque de lo contrario podían pensar que había perdido la razón.

El libro tiene por título: En vías de solución, crónicas de Cifuentes, de Luís Pérez Pérez. Nacido en ese territorio en 1970, graduado en licenciatura en Biología, es un narrador que ha ganado varios premios en diferentes concursos. Sus crónicas tienen un humorismo que te penetra por los poros, por sus relatos costumbristas sobre las tradiciones y el folklore de Cifuentes, municipio villaclareño.

Varias de sus crónicas me cautivaron, pero hay una que me gustó sumamente. Tiene por título: A grandes problemas, grandes soluciones. Me comprometo a transcribirla, para que la disfruten al igual que la disfruté yo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha *