Marina

Ya ven, mi heroína disfraza su dolor con una buena plática, su cansancio con una sonrisa y sus problemas con optimismo. Abraza con calidez emocional a cuanto visitante recibe. Despide a todos con una invitación prolongada y luego vuelve a su quehacer con la ilusión de un mejor día. Ella es la heroína que tanto admiro

Leer más