14 de julio de 2024

Radio 26 – Matanzas, Cuba

Emisora provincial de Matanzas, Cuba, La Radio de tu Corazón

El maestro que sembró hombres

Resultan indiscutibles los aportes del filósofo y pedagogo José de la Luz y Caballero al desarrollo de la educación pública en Cuba y a la formación de la identidad cultural de la Isla durante el siglo XIX.

Resultan indiscutibles los aportes del eminente filósofo y pedagogo José Cipriano de la Luz y Caballero al desarrollo de la educación pública en Cuba y, principalmente, a la formación de la identidad cultural de la Isla durante el siglo XIX.

Influenciado por las ideas de sus maestros Félix Varela, su tío José Agustín y el espíritu científico renovador de la Europa del siglo XVIII, sus viajes a disímiles naciones del orbe y su dominio de múltiples idiomas, este paradigma de la intelectualidad antillana se destacó por su visión progresista y moderna de la educación y su compromiso con la formación de una sociedad más culta y próspera.

De la Luz y Caballero, además de ser un ferviente entusiasta del patriotismo, el honor y la justicia, ponderaba el método experimental como el único verdaderamente productivo y analítico para fomentar el conocimiento, al tiempo que promovía en sus alumnos las virtudes de pensar por sí mismos.

Además de contribuir a glorificar el magisterio en el territorio nacional, diversos artículos de corte social, económico, político y científico de su autoría evidenciaron su entereza periodística en medios como la Revista Bimestre Cubano, Mensajero Semanal, Memorias de la Sociedad Patriótica, Faro Industrial de la Habana, entre otros.

Asimismo, ocupó relevantes posiciones como vicedirector y director de la Real Sociedad Patriótica habanera, Socio Correspondiente de la Academia de Buenas Letras de Barcelona y fundador del Colegio del Salvador en 1848, donde implementó las metodologías de enseñanza e investigación más modernas de su tiempo para lograr una mayor ilustración académica en sus educandos.

A 162 años de su deceso, el 22 de junio de 1862, un hecho que entonces causó una profunda consternación entre sus más allegados y admiradores profesos, pervive en el sistema educacional cubano la impronta de este abnegado patriota y excelso docente que no cejó en su empeño de culturizar a sus discípulos y que al decir de nuestro Héroe Nacional, «sembró hombres».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *