23 de julio de 2024

Radio 26 – Matanzas, Cuba

Emisora provincial de Matanzas, Cuba, La Radio de tu Corazón

Usuarios reportan en redes sociales captura de un tiburón en el malecón habanero

Usuarios reportan en redes sociales la captura este sábado 1ero. de julio de un tiburón en el área de La Punta del malecón habanero, el cual aparentemente es de la especie tiburón azul.
tiburón
Usuarios reportan en redes sociales la captura este sábado 1ero. de julio de un tiburón en el área de La Punta, del malecón habanero. Foto: Facebook.

Usuarios reportan en redes sociales la captura este sábado 1ero. de julio de un tiburón en el área de La Punta del malecón habanero, el cual aparentemente es de la especie tiburón azul. Aunque no es frecuente la aparición de tiburones en la bahía cubana, la presencia de estos animales en aguas cubanas no es algo inusual.

El tiburón azul es una especie de tiburón pelágico que se encuentra en las aguas cálidas y templadas del mundo, incluyendo el Caribe y el Golfo de México. Esta especie es conocida por su coloración azul brillante en la parte superior del cuerpo, lo que la hace fácilmente reconocible.

Es importante destacar que la captura de tiburones en áreas urbanas puede representar un peligro, tanto para los bañistas como para los propios tiburones, ya que estos animales pueden sufrir lesiones graves al quedar atrapados en redes de pesca o en línea de anzuelos. Por lo tanto, es recomendable tomar medidas para evitar la captura accidental de tiburones y otros animales marinos.

El Decreto-Ley No. 31 De bienestar animal, aprobado en el mes de febrero del año 2021, en su capítulo XI, establece entre las conductas infractoras comercializar, transportar, poseer, capturar, reproducir y cualquier otra acción de manejo de animales.

  • Cubadebate

1 comentario en «Usuarios reportan en redes sociales captura de un tiburón en el malecón habanero»

  1. Como ve, hay muchos confundidos y otros «confundidos con el tema». En las redes, muchos se cuestionan por la falta de pescado en la mesa de los pobladores de un país rodeado por las aguas. En la mejor época del MIP, las aguas ribereñas, la plataforma alrededor de nuestro país, ni cuando no existían ni se habían implementado para Cuba las regulaciones de las 200 millas de ZEE, ni el Golfo ni el Caribe garantizaban suministro estable de pescado a los cubanos. No es lo mismo que haya peces, que exista una manifestación determinada de una especie en determinada área, ni tampoco que esa manifestación goce de una estabilidad en el tiempo que permita una explotación sostenible. Ya en la segunda mitad de los ´80, consecuencias de la implementación y acatamiento de la ley de las 200 millas económicas, los barcos de las diversas flotas de pesca cubanas no pescaron más, se acodaron a muelle (se veían hasta hace poco amarados a los muelles cercanos a Tallapiedra) y sólo nos quedamos con la flota de plataforma, en mares, como bien aseveran especialistas como Miguel Ortega, nunca tuvieron una gran manifestación de especies, no podían garantizar la cobertura de un mercado, con capturas mínimas se iba perdiendo la cuota de reposición del recurso y, con una explotación inadecuada, como existió en años subsiguientes, fue completamente agotada. Ortega agrega el elemento de que la actividad pesquera es muy integral, compleja y cara. En el caso cubano, la situación «política» ha jugado un papel importante, desde hundirnos barcos hasta prohibir el acceso de buques cubanos a sus Zonas Económicas Exclusivas, más, el papel que juegan «las grandes potencias pesqueras», sobre las regulaciones de cuotas y tallas por especies en los diferentes océanos, EN NINGUNO SE PERMITE PESCAR LIBREMENTE, tampoco, en el Golfo de México, ni el Mar Caribe. Alrededor de Cuba, está demostrado por la ciencia, que nuestras aguas son «limpias», con magníficas playas y, esa limpieza significa, poca existencia de posibilidades de alimentación (plancton) y desarrollo de cardúmenes de especies comerciales. En Matanzas, comercialmente se utilizaban para la pesca del tiburón palangres, del alto y de deriva, artes poco productivas, pero ecológicas, comparadas con las redes, pero las capturas de estas especies nunca tuvieron un gran volumen. Después de los 90 cobró fuerza la variante acuícola, se hicieron grandes inversiones, en centros de alevinaje, cría y desarrollo de las especies acuícolas, el último intento creo que fue las granjas acuícolas aguas abajo de las presas, pero siempre dependieron de un aspecto importante, la alimentación, que competía con otros sectores, pues fue a base de piensos, aparte de la introducción de especies, cuyo impacto real no fue siempre bien concebido, les ejemplifico con las famosas clarias. En fin, entre la pesca ya reducida prácticamente a pesca de orilla, la acuicultura asolada por los mismos males que las actividades agrícolas, incluidas las falsas estadísticas y el puntillazo, la desaparición del MIP para convertirse en una actividad del MINAL.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *