21 de julio de 2024

Radio 26 – Matanzas, Cuba

Emisora provincial de Matanzas, Cuba, La Radio de tu Corazón

El trabajador necesita un equilibrio entre los ingresos y lo emocional

Cuidar la fuerza de trabajo cobra un sentido especial para la Yamarys Márquez González, especialista en gestión de Recursos Humanos en la Empresa de Perforación y Reparación Capital de Pozos de Petróleo y Gas, comercialmente conocida como EMPERCAP.

 

El trabajador necesita un equilibrio entre los ingresos y lo emocionalCuidar la fuerza de trabajo cobra un sentido especial para la Yamarys Márquez González, especialista en gestión de Recursos Humanos en la Empresa de Perforación y Reparación Capital de Pozos de Petróleo y Gas, comercialmente conocida como EMPERCAP.

En un contexto donde la emigración laboral es un hecho en la realidad cubana, en esta estratégica entidad se ponen en práctica opciones para evitar perder hombres y mujeres esenciales en la producción del crudo cubano, ampliamente utilizado en las termoeléctricas.

Si no existe EMPERCAP no hay petróleo. Son ellos el eslabón primario, es una conclusión clara para todo el que labora allí. Esa idea también la sostiene Márquez González, la sicóloga encargada de captar a cuanta persona desea trabajar en EMPERCAP. “La primera cara que ven es la mía”, asegura sonriendo.

“Para nosotros existe la oportunidades de buscar las fuerzas en las direcciones territoriales de trabajo. También vienen por voluntad propia. Tenemos un día a la semana donde reclutamos a los interesados. En función de la exigencia de los cargos existentes aquí, organizamos los procesos”.

Aclara que “ellos llegan con una idea y los reorientamos en función de garantizar esa motivación o necesidad de tener un vínculo laboral, de buscar una mejoría económica o de integrarse al mundo petrolero”.

Así y todo, siempre hay éxodos, demasiado éxodos, le observo. ¿Cuánto duele esto? Ella no lo piensa dos veces. “Duele mucho, pero nunca pierdo la esperanza de garantizar la estabilidad de esa fuerza de trabajo interesada en un inicio en formar parte de la organización, a la que le vi potencialidades para ocupar cargos o para seguirse preparándose, llegar más lejos, y aportar a la empresa y al país”.

En lo particular, confiesa, busco siempre reorganizarme. “Se trata de enamorarlos desde que se incorporan para que lleguen a amar lo que hacen. Es un proceso donde debemos intervenir todos, para que no se pierda en el día a día al personal reclutado”.

Una de las cosas que la golpean es que los captados se vayan en el período de prueba. “Cuando se marchan en esa etapa, es una derrota, porque no garantizamos seducirlos, engancharlos..”.

La especialista en gestión de los Recursos Humanos en EMPERCAP habla de lo atractivo que son los ingresos , porque perciben utilidades cada tres meses, un salario bueno como consecuencia de aplicar el Decreto 53, hoy derogada por la 87. “Estas son oportunidades”.

No se puede perder de vista que el escenario es otro y la migración se lleva a especialistas de alta competencia, diferente a etapas donde la inestabilidad estaba en los obreros, admite. “Hoy se hace un poco más difícil encontrar a los de nivel superior”, ella se detiene y vuelve a sonreír. “Aquí tratamos de mantener la calma, de no angustiarnos y de rediseñar la estrategia, en correspondencia con el entorno”.

Por ejemplo, anuncia, existen dos estudiantes universitarias insertadas aquí, que pronto serán ingenieras industriales, y una de ella trabaja en cómo elaborar un sistema para reclutar o atraer fuerza de trabajo desde las redes sociales.

La sicóloga insiste. La permanencia aquí no lo veo solo como un asunto de dinero, de salario, de ingresos.

“El reto está en que lo que hacemos le llame la atención a las personas, y vean que satisface necesidades superiores, que para mí no son necesariamente las económicas. Yo creo que la gente busca ese equilibrio entre la satisfacción económica y lo emocional, lo espiritual”.

Lo importante en ese camino, precisa, es “buscar que los que estamos aquí consolidemos el sentido de pertenencia, y se los transmitamos a los nuevos ingresos, para mantener la fuerza de trabajo”.

¿Con qué EMPERCAP sueña, cuál es su empresa ideal? “La que garantice los servicios con la tecnología adecuada y mantenga el equilibrio de la fuerza de trabajo, que es mi razón de ser. La organización donde hoy laboro se derivó de la entidad madre que es la petrolera, y ya venía con experiencia…. Nació en febrero de 2003. Yo llegué unos meses después. Ya han pasado 20 años”.

No es fundadora, pero Yamarys Márquez González está en el grupo de los que son homenajeados en el contexto de las actividades por el 1 de Julio, Día del Trabajador Petrolero.

La sicóloga que quiso ser periodista, ama lo que hace, por eso lo confiesa sin ambages: “Me retiro aquí. No me veo en otro lugar”.

Foto: Del Facebook de EMPERCAP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *