19 de abril de 2024

Radio 26 – Matanzas, Cuba

Emisora provincial de Matanzas, Cuba, La Radio de tu Corazón

Vicente Aguilera y el sueño de la Patria

Para algunos el dinero significa todo, para Francisco Vicente Aguilera su extensa fortuna no era nada comparada con la independencia de la Patria. Por eso, aunque poseía ingenios, fincas, abundante ganado y grandes haciendas no escatimó en privarse de su disfrute para llevar a cabo la gesta independentista.

????????????????????????????????????

 

Foto: Tomada de Internet

                                                                           “…el millonario heroico, el caballero intachable, el padre                                                                                                   de la república, Francisco Vicente Aguilera”.

                                          José Martí

 

Para algunos el dinero significa todo, para Francisco Vicente Aguilera su extensa fortuna no era nada comparada con la independencia de la Patria. Por eso, aunque poseía ingenios, fincas, abundante ganado y grandes haciendas no escatimó en privarse de su disfrute para llevar a cabo la gesta independentista.

Ni siquiera los cargos públicos de renombre le robaron nunca el sueño, porque el corazón de ese humilde cubano bombeaba sed de justicia y libertad para los humildes. Por eso desde 1851 ya era jefe de una conspiración en Bayamo liderada por el camagüeyano Joaquín de Agüero.

Y fue tal su determinación patriótica que no pudieron distraerlo las intrigas o divisiones, incluso para sorpresa de quienes nunca entendieron que reconociera a Céspedes como Presidente cuando él había sido el fundador de la Junta Revolucionaria de Oriente. Por el contrario, Vicente Aguilera, se puso a disposición de aquel cuando se adelantó el levantamiento y su compañero asumió el liderazgo de la contienda.

Las anécdotas registradas por la historia sobre Vicente Aguilera revelan el verdadero carácter de un revolucionario. Incluso cuando su destreza en los negocios le permitió preservar y aumentar con creces el patrimonio familiar, no lo movía el poder o la popularidad, más apremiaba la redención de su tierra subyugada bajo el dominio colonial.

Aún sin perseguirlo llegó a ocupar entre otras responsabilidades, la de General de División, Secretario de Guerra y Vicepresidente de la República en Armas. ¿Y quién mejor que él para reconciliar las diferencias entre los revolucionarios emigrados en Estados Unidos?

Allá tampoco sorteó pocos escollos, como las incomprensiones, la evasión o  promesas incumplidas por parte de políticos norteamericanos que le hicieron fracasar en varias de sus expediciones; hasta entender que la independencia era una meta que los cubanos debían perseguir sin esperar ayuda y esa convicción le permitió fortalecer su pensamiento latinoamericanista.

Pero nada, ni siquiera el cáncer de laringe que padeció durante sus últimos años de vida, le mataron el sueño a Francisco Vicente Aguilera de volver a la Isla. “Nada tengo, mientras no tenga patria”, sentenció en una oportunidad y eso lo motivó a luchar hasta sus últimas fuerzas con tal de verla libre, libre como se mecen en el viento los colores de una única bandera.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha *