29 de mayo de 2024

Radio 26 – Matanzas, Cuba

Emisora provincial de Matanzas, Cuba, La Radio de tu Corazón

Conjuro Teatro: La Maga no soy yo

Rayuela, tal vez sea, una de las novelas más difíciles de leer en el mundo por las galas que exhibe su escritor Julio Cortázar dentro del movimiento surrealista. Otra razón para admirar el arrojo del dramaturgo cubano Ulises Rodríguez Febles al enfocar su unipersonal La Maga no soy yo, desde la historia de una mujer que la llaman así y deviene obsesión del coprotagonista de la obra narrativa.   

 

 

 

                                                                        “Una acera, una piedrita, un zapato y un bello dibujo con                                                                           tiza, preferentemente de colores. En lo alto está el cielo,                                                                               abajo está la tierra, es muy difícil llegar con la piedrita al                                                                           cielo, casi siempre se calcula mal y la piedra sale del                                                                                       dibujo.”      

Julio Cortázar

Rayuela, tal vez sea, una de las novelas más difíciles de leer en el mundo por las galas que exhibe su escritor Julio Cortázar dentro del movimiento surrealista. Otra razón para admirar el arrojo del dramaturgo cubano Ulises Rodríguez Febles al enfocar su unipersonal La Maga no soy yo, desde la historia de una mujer que la llaman así y deviene obsesión del coprotagonista de la obra narrativa.

                                       Fotos: Tomadas de Internet

Con gran éxito, la  puesta en escena del grupo mexicano Conjuro Teatro, bajo la dirección de Dana Stella Aguilar Murrieta y con la actuación estelar de Denise Castillo, se estrenó primero en el Teatro Cárdenas, a seguidas en el Teatro Pedro Vera, de Unión de Reyes, para finalizar su periplo en Matanzas en el majestuoso Teatro Sauto, Monumento Nacional.

Después remonta vuelo hacia la sala Manuel Galich, de la Casa de las Américas, en La Habana y  a partir del 11 y hasta el 21 del presente mes estará en el Foro de las Artes del Centro Nacional de las Artes en México.

¿Quién es  la Maga, esa que roba el sueño de Horacio y le hace cometer locuras? La respuesta la trasluce el teatrista matancero, utilizando similares maestrías al novelista argentino, en un avanzar y retroceder, en un divagar y tornar real el pensamiento, en collages, lenguajes indescifrables, mixturas de técnicas como el performance escultural con objetos que se tornan figurativos dentro del drama: la  rayuela, un zapato, la piedra, el paraguas, un abrigo, la pipa, el humo… la muerte, la vida.

La tragedia de una mujer enamorada, rescatada por un hombre “superior” y vuelta a la jaula, al silencio de madre incomprendida, al dolor por la pérdida del hijo, su fiel compañía. Se descubre entre juegos de tejo, visiones de monstruos y de ángeles, la memoria sepultada de una niña sometida a los azares del maltrato sexual y la prostitución, cuyo único deseo es ser amada y percibida en su total integridad o, de lo contrario, enrumbar el camino.

La puesta en escena demanda una fibra actoral respetable para la joven Denise, enorme en sus efectos, por la duración extensa del espectáculo y el empleo de una escenografía minimalista. Cuenta con la apoyatura de sus dotes de canto y danza unida a una banda sonora que traslada al personaje de una ciudad a otra con la música peculiar de Francia y Argentina.

Este proyecto binacional México-Cuba, de Conjuro Teatro,  surgido del poder creativo de Rodríguez Febles y Aguilar Murrieta en su visión de la novela Rayuela, de Julio Cortázar, rinde homenaje  al aniversario 110 del natalicio del destacado escritor argentino, que fuera gran amigo y admirador de ambas naciones.

Esta es la segunda ocasión en que se unen ambos creadores, pues con anterioridad estrenaron Yo soy el rey del mambo, que rinde homenaje al famoso músico matancero Dámaso Pérez Prado,  con giras por Cuba y México, bajo la tutela de la Casa de la Memoria Escénica y la compañía azteca.

.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *